Cambios.

Cambios.

Sigo alucinando con los cambios producidos en mi cuerpo tras el aborto sufrido a finales de marzo. Después de pasarme los últimos años ovulando a los 12 días de la llegada de mi regla, en este último ciclo, lo hice en el día 14. El cambio ha sido significativo. Primero por que  sin saber con exactitud el día de la ovulación se me ha hecho más difícil programar nuestras relaciones para que coincidan con ella (teniendo en cuenta que la vida del óvulo se sitúa entre las 12 y las 24 horas siguientes a su liberación por el ovario, no hay tiempo que perder), y segundo, porque esto altera la duración de mi ciclo menstrual y puede ser que se mantenga con regularidad para los meses siguientes.

Esta vez el moco cervical no me anunció la llegada de la ovulación. Recordad que yo no uso test de ovulación. Incluso pueden dar positivos sin existir una ovulación real, así que no me fío. Fué un fuerte dolor en el ovario izquierdo el que me alertó de que por fin la ovulación se estaba produciendo. Raro porque yo no recuerdo haber tenido  dolores en este momento del ciclo. Aquí, sí que apareció el típico moco de la ovulación, elástico, claro. El dolor se prolongó durante toda la tarde. Una sensación de calma me embargó. Mi pareja y yo habíamos tenido relaciones la noche anterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s