Cólico.

Cólico.

Este fin de semana, nos lo tomamos con calma. Mi pareja lleva ya unos días sufriendo un ataque de lumbalgia y aunque por fin se está recuperando, todavía le es muy doloroso. Yo aprovecho para escribir y reponerme porque tampoco he tenido una semana muy lúcida. El día 9 de Junio, por la noche empezaron unos dolores muy fuertes en estómago y vientre, un cólico. El dolor me recordó lo vivido el día del aborto. Así que entre el dolor y los recuerdos estaba yo bastante K.O. Lo peor es que al día siguiente tenía que hacer un viaje y ausentarme dos días de mi casa. Y tal como estaba esa noche, ni siquiera me veía capaz de poder hacerlo. No pegué ojo con el dolor y tampoco me atreví a tomarme nada, salvo una manzanilla. La única idea que me rondaba por la cabeza era si podría tomarme la taza de café sólo que me tomo por la mañana (absolutamente necesario para que mi cerebro despierte) o si mi estómago explotaría. Pensando en eso, hacia las tres pude dormirme.

Cuando el despertador sonó a las 6 AM.,lo más curioso es que el dolor había desaparecido. Me encontraba bien por completo. Con miedo, tomé mi taza de café y mi estómago no se quejó. Y estando ya en el tren, pensé que el día que había pasado con ese dolor correspondía a mi día 19 del ciclo. Y que había sido un cólico, con un dolor intenso pero breve. Sin otras repercusiones, sólo dolor… ¿Podría haber sido a consecuencia de una implantación embrionaria?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s