Primer control.

Primer control.

MontsoPor fin llegó. Aunque algunos miembros de mi familia opinaban que con retraso, tuvimos la primera cita con el médico. Para mi era la primera vez que visitaba a este dóctor, y eso siempre me produce ir a la defensiva. Como advertían las opiniones en internet (que conste que no me creo  a pies juntillas todo lo que se publica en la red, lo suelo poner en cuarentena), no era ni simpático ni comunicativo. Me doy por satisfecha si es un profesional al que no se le pase por alto ningún detalle que luego pueda arruinar la vida de mi hijo. Por lo que me dijo, a muchas primerizas no las volvía ver. Lo cual no me extrañó.

La visita duró unos quince minutos. No fué necesaria una ecografía transvaginal, lo que fué un alivio. Siempre me ha costado mucho descubrir el “asunto” y más a un desconocido 🙂 Hicimos la eco convencional para probar, por si el niño ( es que me cuesta un mundo llamarle embrión  aunque todavía tenga forma de pez), estaba colocado de forma que se dejase ver. Y lo vimos. Es más grande de lo que debería ser para su tiempo. Me dijo que el latido era muy fuerte y se veía todo muy correcto. El médico hizo dos fotos que luego imprimió. La primera no se le ve muy bien. Se estaba moviendo y sale borroso.

Mi pareja no pudo acompañarme por estar fuera del país. Vino mi madre y se emocionó más que yo. Supongo que al ser nieto de hija, está viviendo este embarazo de forma distinta. Más personal. El médico me entregó un carnet de embarazada y me preguntó si era fumadora y si tenía alergias. Eso lo apuntó con rapidez en el carnet. Programó unos análisis para finales de este mes y me dió las citas para Agosto y Septiembre.

Lo que más me asombró es lo de la amniocentesis. Me explicó ( y eso creo que fué lo único que hizo con detalle) que los análisis de sangre revelarían el riesgo de síndrome de Down y otras alteraciones de cromosomas. Y que si el resultado era satisfactorio para él, no haríamos la amniocentesis. Ahí me quedé muy sorprendida, pensé que era una prueba obligatoria, y más a mi edad. Pero eso no lo sabremos hasta Agosto.

Cuando ya nos habíamos levantado y nos estábamos despidiendo, le pregunté sobre el consumo de los productos del cerdo, me dijo que comiera lo que quisiera, que si no había cogido la toxoplasmosis en 43 años era muy difícil que la cogiera ahora. Y que extremara mis hábitos higiénicos, especialmente con los gatos (me dió tiempo a decirle que tenía gatos).

Anuncios

8 comentarios en “Primer control.

  1. Osea te dice que extremes tu higiene con los gatos, pero que comas cerdo??? A ver con la toxoplasmosis y los alimentos crudos o poco cocinados hay que tener más cuidado, el jamón serrano sin cocinar,la carne poco hecha, las verduras mal lavadas, eso es más peligroso, porque si tus gatos son caseros, comen pienso y no les das comida tuya o cogen cosas de la basura no corres ningún peligro además no creo que después de tocarlos te vayas a rechupetear los dedos, es más peligroso la comida que ingieres creo yo, flipoooo :s ejjeejejje Loa ginecologos son muy exagerados con los gatos, pero infórmate bien por internet y veras hay un sinfín de cosas sobre gatos y embarazo. Muak!! 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s