Esperando a Alicia.

Esperando a Alicia.

El jueves 28 tuvimos nuestro último control antes del nacimiento de Alicia (35 semanas y 6 días). Y la verdad es que da vértigo sólo con pensarlo. Atras quedan 8 meses y medio de embarazo y algún sustito en urgencias. Que te digan: “os doy una cita para el 22 de Febrero para haceros una eco, pero espero veros antes en los paritorios”, impresiona. Porque ya está hecho todo. La última prueba del cribado del estreptococo (que tan desagradable me habían comentado que era y no lo fue tanto), hecha. Lo que si me pilló a traición fue un tacto vaginal que me dejó dolorida para el ratito siguiente. Así que lo acompañé del consiguiente berrido: ¡Por Dios doctor, que me hace!

Surtió efecto, porque dejó de hacerlo 🙂 Creo que en nuestro país no se valora suficientemente el sufrimiento del paciente. Lo he visto varias veces. Y muchas veces se causa un dolor innecesario en pruebas médicas porque es más cómodo practicarlo así. Así que cuando me hacen daño, no me corto, me quejo. Los médicos que ya me conocen van con cuidado. No es bueno para la clientela oir como una paciente grita e intentan explicarme lo que van a hacer con anticipación.

Pero mi ginecólogo todavía no me conoce (a pesar de que ha llevado el embarazo de Alicia desde el principio) y por eso lo tengo todavía que “acostumbrar”. No sabría decir cuantas visitas hemos hecho con él. Repasando la cartilla maternal me salen 4 eco y 5 citas para pesarme, tomarme la tensión y repasar resultados de análisis. Ignoro si esto es la norma en la sanidad pública pero esto es lo que me ofrece mi mutua por el seguro.

Algo que me sorprende, es que todavía no he visto a una comadrona. Sí, ya sé que podía haber ido a los cursos de educación maternal que ofrece el sistema público, pero esperaba que mi seguro me ofreciera la posibilidad de tratar con una comadrona antes del parto, cosa que no estaba contemplada.

En la última visita, además te tomarme la tensión (11/7), pesarme (71 kilos, he engordado 10 y pico) y hacerme la prueba estreptococo, nos confirmaron que la nena sigue cefálica aunque no encajada. Le hice un par de preguntas al gine sobre la episotomia y el tiempo que podría estar en mi casa aguantando las contracciones del parto. En cuanto a lo primero, por lo visto no me libro (si es parto vaginal). Es práctica común (en España) en mujeres que no han tenido todavía hijos, y por lo que nos dijo, él la sigue. Y en cuanto a lo segundo, teniendo en cuenta lo largo y estresante que puede ser un parto, nos dijo que mientras no hubiera rotura de bolsa, ni sangre, podíamos estar tranquilamente un par de horas en casa si así lo preferíamos pero que llegaría un momento en que yo misma vería la imposibilidad de estar en casa. Eso sí nos advirtió que a la mínima duda que tuviera de rotura parcial, corriendo al Hospital porque en esos casos puede haber riego de meningitis.

Nos despedimos con una sonrisa y nos dijo que estaría esperándonos en la clínica en las próximos días… ¿o será en su despacho para hacernos una eco en la semana 39?

 

Anuncios

14 comentarios en “Esperando a Alicia.

  1. Ay, no sabía que se iba a llamar Alicia, es un nombre que barajamos junto a Carmen si teníamos alguna niña, que resultó ser que no, jajaja… pues ni idea, porque yo solo he ido por lo público en los tres embarazos, y la verdad que contenta! ya no te queda nada!

    Me gusta

  2. Uys! A mi el médico del privado me dijo que llamara al seguro para que me dijeran los centros en los que ofertaban las clases de preparación. Me hizo volante y todo pero yo ya estaba apuntada a los del ambulatorio de al lado de mi casa y no llamé. Una compañera de natación los hizo por adeslas, otra por sanitas y yo soy de asisa. Llama, no vaya a ser que tengas derecho y lo único que necesites sea un volante. Al menos que te den unas nociones. Y mírate lo del masaje perineal (hay vídeos en youtube) para evitar episiotomías. Yo también tengo una amiga a la que no hubo que hacérsela siendo primípara así que eso que te ha dicho el gine es mentira. Hay que valorar cada caso.

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    1. Voy a echarle un ojito a eso de los videos perineales porque ya me lo han recomendado en más de una ocasión. dentro de unos días abandono mi casa para irme a la de mi madre. Ahí en la ciudad indagaré lo delos cursos. Besos.

      Me gusta

      1. Yo lo hice y se nota muchísimo, cuando ya llevas unos días está todo mucho más relajado y además te preparas para sentir mejor esa parte de tu cuerpo tan poco utilizada. No pude evitar la episiotomía porque el parto finalmente tuvo que ser instrumental, pero estoy segura de que el masaje perineal ayudó a que mi recuperación fuera mucho mejor. Para ello te recomiendo la crema Carelle, te pones un poquito en los pulgares (como para un cepillo de dientes) y extiende bien hasta el nudillo. Suerte 😉

        Le gusta a 1 persona

  3. Lo del tacto… Hay muchos que van a lo que van y como no es su cuerpo les importa tres narices hacer más o menos daño. Lo de la episotomía… En mi primer hijo a mi mujer le hicieron un destrozo a la pobre que para qué. La segunda salió sin necesidad de ella. Como dice liela, no es siempre necesaria, que se asegure que no hay otra forma de tener a Alicia porque igual no es necesaria y a vosotras os duele mucho el postparto. Besitos

    Me gusta

  4. El embarazo se acaba… Qué ganas de que llegue Alicia!

    Sobre el tacto que te hizo, espero que te avisara de lo que estaba haciendo porque los ginecólogos van al “meollo” y no explican. Qué poca empatía, leñe. Hay veces que hacen la maniobra de Hamilton sin consentimiento porque les da la real gana. Seguro que a ti no te lo ha hecho porque es cuando se quiere desencadenar el parto y aún es pronto para Alicia. Pero tú pregunta siempre para dar tu consentimiento antes.

    En cuanto a la episiotomia este gine está muy equivocado: no siempre es necesaria, ni es algo que se tenga que hacer a todas las mujeres primíparas. A mi hermana no se la hicieron (en su primer parto y su hijo pesó casi, casi 4 kilos). Tampoco se la hicieron a su cuñada en ninguno de sus 4 partos. Y a una amiga, que ya tiene dos hijos, en ninguno de los dos partos necesitaron hacerle una episiotomia. Así que espero que no te tengan que hacértela. Si es necesario, obvio que sí, pero confía en tu cuerpo.

    Como suelo hacer, he soltado aquí un ladrillo XD

    Me gusta

    1. Este médico es muy poco comunicativo, no digo que no sea un buen profesional pero creo que para tratar a sus pacientes, y más en una situación como esta, se necesita algo más de delicadeza.
      En cuanto lo del consentimiento, ya les firmé unos papelitos donde se decía que prácticamente ellos podían disponer de mi cuerpo en la forma que les pareciera más conveniente eso sí, siempre en beneficio de la madre y del bebé. De todas modos, pienso dar la lata un buen rato, como dice mi madre “el que no llora no mama”.
      Me encantan tus “ladrillos” porque siempre iluminan a las que tenemos menos experiencias, Así que gracias por soltarlo y por estar ahí. Besos.

      Me gusta

      1. A veces los buenos médicos son un pelín bordes… Cosa que prefiero a que sean muy de contar chistes y poco profesionales (no sé si me explico).
        Haces bien en dar la lata. Todo lo que no te convenza, pregúntalo.

        Un beso!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s