Nuevas costumbres.

Nuevas costumbres.

Desde que Alicia llegó a nuestras vidas,  nuestras actividades diarias se han ajustado para sacarle un mayor provecho al día y dedicarle el mayor tiempo posible a la nena. Esto se ha hecho a veces automáticamente  y en otras de manera programada.

Una de las cosas que ha desaparecido, es la tele. Nosotros no la veíamos mucho pero lo normal era que después de cenar estuviera abierta. Ahora ver una película es algo ocasional que hacemos robando tiempo al sueño. Y lo de acostarse tarde… ¡ni hablar! La nena pide un biberón a mitad de la noche y cuando no me lo pide se lo suministro yo. Eso sí, siempre respetando las 6 horas de sueño seguidas antes de despertarla, que es lo que me han dicho que es imprescindible para que el bebé se despierte descansado. Después del bibe, todavía es capaz de dormir unas cuantas horas.

Lo de leer a diario periódicos y un foro del que era seguidora , también se ha reducido. Ahora lo hago cuando cojo el autobús una vez por semana para ir a ver a mi madre. Ese día entiendo que es importante para mi madre y también para Alicia, porque le permite estar en contacto con su abuela, tíos y primos.

Lo de cocinar como hoby se ha visto sustituído por lo de cocinar como necesidad. Platos rápidos y sencillos. Y esto se mantiene porque tanto yo como mi pareja odiamos la comida envasada y no estamos dispuestos a comprarla.

El manos libres se ha vuelto imprescindible, sobre todo dentro de casa. Y la mochila me permite “cargar” con la nena, cuando ya no puede con su cuerpecito después de jugar y está a punto de dormirse. De esta manera puedo estar con Alicia, haciendo otras cosas porque ella no consiente quedarse en la cuna de viaje con sus juguetes.

Quitando los breves ratos de siesta que tiene al día, nos pasamos el tiempo literalmente pegados a ella. Quizás yo más que mi marido, aunque luego su padre se lo compensa haciendola reir a carcajadas por la noche.

Como Alicia es un bebé muy risueño, es fácil percibir cuando algo no va bien. Ayer por la tarde, cuando vinimos del paseo notamos que algo le pasaba. Estaba intranquila, lloraba a ratos, no quiso la fruta. Como la vimos tocarse un par de veces la oreja derecha, pensamos: “ya está otra vez el oído” 😦 No nos atrevimos ni a bañarla, y eso que sabemos que disfruta con un buen baño. Tomamos la temperatura y nos fuimos a dormir los tres juntos. Hoy por la mañana ya hemos descubierto la causa de su malestar. Dos pequeños dientes, centrales en la parte de abajo, despuntaban en su boca 🙂 Justo ayer, cumplía los 7 meses.

Anuncios

2 comentarios en “Nuevas costumbres.

  1. Cuando llega una bebé a casa nos hace reorganizarnos la vida de una manera tremenda. Lo bueno es que segun van creciendo va siendo un poco más fácil la distribución del tiempo aunque siempre hay que tener prioridades y elegir porque el tiempo libre de los padres y madres no es mucho jeje. Yo antes me podía tirar tooooda la tarde leyendo y ahora en el ratito de siesta de Pichí es cuando aprovecho a leer o ver una serie o el blog, pero siempre eligiendo jeje un besote y felicidades por esos 7 meses!!

    Me gusta

    1. La verdad es que la organización nunca ha sido lo mío, por eso creo que ahora me cuesta más. De lo que sí me he dado cuenta es que mi relación con mi hija ha cambiado . Ya no estoy tan angustiada y empiezo a disfrutarla más. Hasta ella se ha dado cuenta. Un beso.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s