Lactancia mixta

Lactancia mixta

Hace tiempo que quería escribir un post sobre este tema, sobre todo por si pudiera ayudar a alguna primeriza. Pienso que si volviera a ser madre, con la información y experiencia acumuladas haría las cosas de forma distinta.

Primero decir, que elegí para mi hija la lactancia materna desde el principio. Y finalmente mi pediatra acabó por imponer por el “bien de Alicia” el Blemil.

Se entiende por lactancia mixta la alternancia de pecho con alimentación complementaria. Normalmente viene a ser una solución temporal hasta que se resuelven las circunstancias que impiden la lactancia plena durante los primeros día de vida del nacido. Así que no suele ser la primera opción de las madres.

En mi caso, ni siquiera fue mixta. El médico impuso en el 8º día el Blemil y cinco minutos de pecho en cada toma con la intención de transmitir defensas a la nena. En su opinión, en mi caso “la teta estaba muerta” 😦 Nuestro error, fue haber acudido a urgencias el quinto día, ante los lloros inconsolables de Alicia. Sábado por la noche, ahí sólo había residentes que decicieron hacerle a la nena todo tipo de pruebas. Una salvajada. Después de 14 horas aproximadamente y muchos turnos de médicos que rotaban (creo que llegamos a hablar con 3), el diagnóstico fue: “Hambre” Ahí empezó la alimentación complementaria con las botellitas de Almiron que se vaciaban sobre la boca de la nena sin ningún esfuerzo. Primero en pequeñas cantidades, que luego el pediatra corregiría a lo grande.

Hoy no hubiera acudido a urgencias y hubiera insistido en dar de mamar hasta que hubiera suficiente leche. No cada tres horas como me dijeron en el hospital, la hubiera tenido enganchada en todo momento hasta que hubiera leche suficiente.

Pienso que una vez que se prueba con la alimentación complementaria hay mucho riesgo de que el bebé acabe prefiriendo el biberón. Es menos esfuerzo y mucho más cómodo. Por eso recomiendo un biberón que no implique el vaciado automático del contenido sobre el bebé. Muchos de los que se venden en la farmacia son de ese tipo. Haberlos, los hay, solo hay que buscarlos.

Cabezona que es una, seguí amamantando a mi cachorra, aumentando el tiempo recomendado por el pediatra (cuidando de que no se me cansara antes de cada toma). Nunca fue suficiente pero a día de hoy Alicia sigue disfrutando de su teta. Y digo disfrutando porque es algo que hace con gusto. La relaja. La teta para ella no fue nunca un alimento que llegara a saciarla pero sí es consuelo, relax.

Si una madre quiere darle el pecho a su hijo, recomiendo insistir aunque el médico diga lo contrario e imponga alimentación complementaria. Ayuda mucho recabar toda la información posible sobre el tema, visionar vídeos y buscar apoyo en grupos de lactancia.

En cuanto a las leches de fórmula nosotros usamos durante mucho tiempo el Blemil por imposición médica, aunque como provocaba estreñimiento en la nena combinábamos con Almiron porque facilitaba el tránsito intestinal. Y al revés en los momentos en que más suelta estaba Alicia, usábamos solo Blemil para arreglar la situación. También probamos la leche de cabra. Con un sabor peculiar despertó la curiosidad de la nena aunque como era leche entera le resultaba más pesada por eso en ciertos momentos se negó a tomarla. Cuando su estómago fué desarrollándose volvió a tomarla de nuevo. ahora estamos con Hero. En general, creo que todas las marcas son de calidades muy similares. La diferencia de precios se entiende por el margen de beneficio de las farmacias. Lo que sí hemos observado es que muchas llevan grasas de palma (incluso las más caras).

Buscando una solución a nuestro problema del sueño, ayer probamos la combinación de masaje relajante y teta. Funcionó, ni tiempo tuvimos de bañarla. A las diez menos diez caía rendida, aunque luego a volvió a despertarse totalmente despejada a las diez y media. Dos horas más tarde  y con teta de nuevo, volvió a dormirse.

CAM00417

 

 

Anuncios
Proteína para bebés de 1 año.

Proteína para bebés de 1 año.

Creo que yo ya os había comentado algo de esto, pero es un tema que nos preocupa por las graves consecuecias que puede acarrear. El que caso es que hemos visto como en el nuevo formato de Blemil 2 forte (la cito porque es la que consuminos, afortunadamente cada vez menos), han bajado? un 30% las proteínas  ( de 1,8g. por 100 ml. a 1,2g. por 100ml.) y esto viene a confirmar lo que ya sabíamos. Un exceso de proteínas no sólo causa obesidad (ese es el menor de los males), puede causar daños en los huesos y destrozar riñones e higado. Blemil, en su página del Club Ordesa recomienda sólo 15 gramos de proteína al día para bebés de 1 año. De momento yo ya he llamado al teléfono de atención al cliente de Ordesa para enterarme si esto es una nueva tendencia en su alimentación o un error en la página. Su respuesta: “ya se pondrán en contacto conmigo pasada la semana santa” 😦

Buscando información en diversas fuentes hemos visto que un bebé de 12 a 24 meses, debe tomar el equivalente a 1,1 ó 1.5 gramos de proteína por Kilo. Esto es lo correcto. Porque si te dan una pauta escrita para todos los niños de una consulta pediátrica puede que se acierte con unos y con otros, no. Con la pauta que nos daba nuestro buen doctor, excedíamos en mucho esa regla. Si eso lo hacemos cada día, podemos originar a la larga, un problema serio en la salud de nuestros hijos.

Nosotros hacía ya algunas semanas que empezamos a recortar este exceso controlando sobre todo la cantidad de pescado y carne diarios, evitando que se coma dos yogures al día (que le encantan), y que coma al mismo tiempo proteína vegetal (legumbres) con la de tipo animal. Con algunos pequeños cambios hemos vuelto a lo que se considera una cantidad razonable de proteína.

El porqué todavía se recomiendan por algunos médicos esas cantidades de proteína cuando la OMS advierte de que para bebés de esta edad  son adecuados 20 gramos de proteína al día es algo que no entiendo. ¿ Criterios anticuados?

proteinas

Alicia cambia sus gustos.

Alicia cambia sus gustos.

Blanco y en botella. Nos empezamos a dar cuenta con la fruta. Había estado merendadando una mezcla de frutas que alternábamos según los días (mango, pera, manzana cocida, piña, chirimoya y plátano), durante los últimos 4 meses. Y desde hace unos días se niega a probarla. Así que hemos cambiado a nuevas experiencias probando la ciruela y las uvas. Con las fresas no me atrevo porque he leído que como son tan delicadas, las rocían con un montón de pesticidas.

Todas las tardes montamos un teatrillo, su padre con guitarra incluída, para dar la merienda a nuestra niña y aún así conseguimos que coma unas 12 cucharaditas más o menos. Por suerte, no tenemos “atascos” con los cereales del desayuno porque a la niña le encanta el tomate y se come todo los días un tomate entero.

Es muy interesante ver como prefiere comer entero. La papilla del mediodía la come porque tiene hambre pero por la noche prefiere las cenas enteras. Y ahí está el problema. Comiendo entero entra mucha menos cantidad que pasado por la turmix. Ayer cenó una yema de huevo cocida, una loncha de pavo acompañada de unos trocitos de pan con aceite y de la crema de calabaza solo quiso unas cucharaditas.

Sí, ya sé que esa no es cena para un bebé de 10 meses que está todo el día moviéndose 😦 Eso nos obliga a seguir con los biberones. Justo a la hora de irse a dormir le preparamos un bibe de 240 ml. de leche de cabra, entera, especial para bebés. Sin eso, Alicia no aguantaría toda la noche. Por cierto, que la leche de cabra fue todo un descubrimiento porque hasta hace muy poco (ahora le damos yogurt) era la única leche entera con toda su grasa que probaba Alicia. Así que la recomiendo a todas las futuras mamás. Nosotros compramos la de Capri Care y no sé si hay otras marcas en el mercado.

¿Os pasa u os ha pasado lo mismo con la fruta? ¿Algún truco?

 

 

 

 

 

 

Los primeros 6 meses.

Los primeros 6 meses.

Ya están aquí. El 8 de Septiempre se cumplieron 6 meses de Alicia. Sí ya sé que voy con retraso, pero me he tomado unas semanitas porque andaba desbordada 🙂

torta2

El tiempo se nos ha pasado volando. En su última revisión Alicia pesaba 7 Kilos 390 gramos y medía 67cm. Y eso que tuvimos un parón en el crecimiento de unas dos semanitas debido a los antibióticos. Empieza a saborear lo que es la libertad gateando por la sala. Se sienta sola y es capaz de ponerse de pie si encuentra algún punto de apoyo. También camina a lo largo del perímetro de la cuna, apoyándose en el borde y hace intentos por escalar, colocando los pies en la malla de poliester de la cuna. Eso significa que tienes que estar superpendiente de ella en todo momento, además lo reclama. No consiente quedarse sola en la cuna de viaje que tenemos instalada como espacio de juego seguro. Y eso me obliga a ir (cuando no estamos jugando), con la mochila dentro de casa. Es muy cotilla y le encanta supervisarlo todo.

El trabajar en casa, nos da la oprtunidad de programar un motón de actividades y juegos que le gustan. Cuando no está conmigo el padre toma el relevo. Las siestas son ocasionales y cortas. En compensación, nos duerme de un tirón por las noches.

Nosotros estamos felices y agotados al mismo tiempo. No creo que la edad,  (44 y 47 años respectivamente) tenga que ver con eso. Simplemente creo que el ser padres es una tarea que requiere enorme cantidad de esfuerzos y energías. Si tuviesemos 10 años menos, pienso que estaríamos igual. Poco a poco sentimos como la vida con Alicia se ajusta a las nuestras (o las nuestras a la suya) y las cosas van fluyendo.

Seguimos combinando biberones con la lactancia materna. Por cierto, que llevo unos días usando la crema reparadora de los pezones porque Alicia me ha hecho herida. Últimamente le ha dado por mamar de una forma salvaje, de pie, doblándose en un ángulo de 90 grados sobre la teta. Apoya las manos sobre el pezón y lo estira hacia arriba con los labios. Hasta que ya no puedo más y las escondo con la camiseta. Entonces ella berrea y grita mama, mama llorando a lágrima suelta. No estoy muy segura de si sabe lo que significa o si solo lo dice porque se le ha venido a la cabeza.

Hemos decidido seguir nuestro propio esquema de alimentación. El pediátra proponía para este mes seguir con cereales y fruta, además de la leche de continuación. Pero Alicia no soporta los cereales y eso que hemos probado 5 variedades, además de la socorrida papilla de maicena con yema de huevo 😦 Así que ahora toma, una papilla de verduras y pollo al mediodía y otra de frutas (solo frutas sin galletas ni cereales) por la tarde. de esta manera hemos suprimido dos bibes. Tampoco toma de leche de continuación de manera exclusiva. Alternamos un bibe de cada. Las leches de continuidad son productos excesivamente proteícos y tanto la OMS como la UE han declarado que no son necesarias. Un exceso de proteínas también acarrea problemas.

 

La lactancia materna…¿un método anticonceptivo?

La lactancia materna…¿un método anticonceptivo?

Sí, ya sé que estando de casi 20 semanas me tendría que ocupar de otras cosas más urgentes. Pero mi mente es así de desorganizada y este tema me preocupa porque me han explicado que después del embarazo hay un periódo especialmente fértil en la mujer y aunque nos encantaría un hermanito para nuestra nena de momento no nos lo podemos permitir (en todos los sentidos). Así que disfrutaremos de nuestra nena y luego ya se verá 🙂

Nosotros hemos programado nuestras relaciones por el método Ogino, y a pesar de los muchos detractores y de lo desastre que he sido para buscar el día de mi ovulación (con los test no lo hayé), no nos ha ido mal. Seguíamos una semana completa de abstinencia en el momento adecuado y luego nos podíamos relajar. Así estuvimos desde el 2012, quitando un breve periódo de tiempo en el que mi anterior ginecólogo me lo desaconsejó y me recomendó unos anticonceptivos orales ( con mi edad mandarme anticonceptivos fue un grave error). Creo recordar que se llamaban Jasmine, o algo así.

Si me planteo el tema de la lactancia materna como método  antibaby (MELA) es porque es natural, no supone alterar el cuerpo como los anticonceptivos o la ligadura de trompas.. ¿a estas alturas?, y porque nos sería muy cómodo. La lactancia materna suprime la ovulación mediante la producción de prolactina. Sé que funciona siempre que se cumplan unas premisas que muy resumidamente podríamos enumerar de la siguiente manera:

-Que el bebé sea menor de 6 meses.

-La lactancia tiene que ser exclusiva.

-Tiene que darse amenorrea o ausencia de regla.

Una seguridad del 98 %  durante los 6 primeros meses, aunque hay mujeres que se atreven a prolongarlo por más tiempo. Recomiendo que las interesadas se lean y busquen la extensa bibliografía que hay sobre el tema en internet. ¿Habeís seguido personalmente este método o conoceís de algún caso que lo haya seguido? Y si es así …¿por cuanto tiempo?

 

 

 

 

 

 

 

 

Beneficios de la lactancia materna.

Beneficios de la lactancia materna.

Pues como ya os dije el tema de la lactancia materna en mi casa está presente ( y eso que todavía nos queda mucho). El caso es que mi pareja me había enumerado algunas de las ventajas que conlleva así como sus beneficios. Algunas me parecían tan fantásticas que he decidido hacer de investigadora por internet.

En cuanto a lo de las ventajas, creo que son evidentes para todos. El tema económico y la higiene. Dar el pecho al nene los 12 primeros meses (los estudios que he leído recomiendan darlo 2 años, algo que me parece exagerado) permite a las familias ahorrar entre 1500 y 1800 euros. Toda una ayuda si tenemos en cuenta la cantidad de gastos a los que están sometidos los padres con su primer hijo. A eso le sumamos los esterilizadores, cuya compra resulta innecesaria.

En cuanto a beneficios, he podido confirmar lo que mi suegra y mi marido decían. Además, de reforzar el sistema inmunitario del bebé con los anticuerpos de la madre, se previene el riesgo de otitis, diabetes, muerte súbita y se reducen alergias ( la lista de beneficios que he llegado a leer la verdad es que es bastante larga pero estos me parecían los más importantes). Para la madre, a pasar de lo mucho que me he llegado a reir con esto, (cuando me lo contaron me dijeron que se reducía la tripita de la madre y te estilizabas con rapidez) dar el pecho cada día supone perder 500 calorías diarias y reduce el riesgo de cáncer de pecho.

Lo que no he podido confirmar es que los adultos que han sido criados sin lactancia materna tengan mayor riesgo de ser obesos e incluso mayor tendencia a la depresión.

Lo que más me ha asombrado es que durante esos meses la madre debe suministrar entre 8 y 12 tomas diarias. Tanto de día como de noche. Que la toma debe suministrarse sobre el mismo pecho a ser posible, porque su uso continuado permite extraer al final una leche más cremosa (esto me ha llamado mucho la atención!) y que deben evitarse los chupetes, sobre todo el primer mes, porque pueden confundir al bebé.

A ver, no pretendo ser una experta sobre el tema. Pero me parecía que en la otra entrada había reflejado una visión negativa de la lactancia materna, que era necesario revisar. Espero vuestras aportaciones.

 

¿Biberón o lactancia materna?

¿Biberón o lactancia materna?

Aunque es muy pronto todavía, se ha desatado en mi casa una polémica sobre el tema de amamantar al nino (en un futuro, claro). De un lado, mi pareja y mi suegra ( 10 meses amamantando a mi marido y todavía tenía para donar leche a al Hospital), acérrimos defensores de la lactancia materna. De otro mi madre y yo, partidarias de los biberones. Un momento, no me lapideís todavía!

Mis 3 hermanos y yo nos hemos criado con el biberón, tan ricamente y sin complicaciones. Mi madre intentó amantar al primero de sus hijos pero fue imposible. No le subía leche. Iban pasando los días y el muñeco que era mi hermano, se fue quedando en los huesos. Hasta que dijo…STOP. Fue a la farmacia y ahí terminaron sus problemas. A los 10 meses de nacer mi hermano, se presentaron los mellizos. Sietemesinos, pequeños, pero con un instinto de supervivencia propio de los Navy Seals. Así que mi madre siguió con los biberones. Con lo que ella tenía, hubiera sido imposible alimentar a tanto hambriento. Yo, lo mismo. Cuando hablamos de su decisión ella me dice que fue lo mejor y me lo recomienda.

images

Amamantar, no siempre es tan bonito como nos lo pintan. He oído y leído tanto sobre grietas en los pezones, sangrados y el dolor que algunas madres les produce dar el pecho, que me acobardo. A esto le tenemos que sumar que en un porcentaje muy alto es necesario complementar la lactancia materna con los biberones, porque no es lo suficiente rica para suministrar las calorías que necesita el recién nacido. Con lo que la lactancia materna en estos casos queda como algo residual y secundario. Hay otro tema que me preocupa, pero ojo que no es el principal. Conozco dos casos cercanos en los que después de dar el pecho ( y uno de ellos fue más bien necesidad psicológica de la madre porque su leche no era suficiente), se han operado los pechos. Yo no soy partidaria de las operaciones estéticas, desde luego para mi, no las quiero. Pero pienso…como les habrán quedado los pechos a estas mujeres, para correr el riesgo de hacerse una operación teniendo nenes tan pequeños? 😦

Así que este es el primer gran dilema que se nos plantea sobre el nene ( nosotros que prácticamente siempre estamos de acuerdo en todo) y supongo que no será el último.  Y vosotra/os que opinaís sobre el tema? Habeís pensado ya en este punto?