Dos productos muy útiles.

Dos productos muy útiles.

Con estos calores y las ventanas abiertas han llegado los temidos mosquitos tigres. 😦 Y al final después de mucho cavilar me decidí a comprar unos parches ecológicos de citronella. No quería que la nena estuviera rodeada de productos como matamosquitos en pastillas, líquido o aerosoles. El caso es que estuve leyendo varias opciones y me decidí por esta.  Son parches de la marca Larus Pharma ( y no, no es un post patrocinado. Pero es que me han gustado un rato y he decidido compartirlo con otras madres).

Son fáciles de aplicar siguiendo las instrucciones. Agradables de oler y lo que es mejor… ¡¡funcionan!! La pega para mi es su cora duración. En la caja advierten que solo duran entre 6 y 8 horas. En realidad son 4 aproximadamente. Tienen un alcance de un metro. Yo no los pongo todas las noches, solo cuando oigo algún zumbido pongo tres en disposición de triángulo. Con eso me aseguro un perímetro exento de mosquitos. La otra pega, es el precio. En farmacia son 8 euros y pico. Son cajas de 24 parches, si se van tres en cada aplicación, ya podeís imaginar lo que dura la cajita. Tienen la doble variedad, mosquitos y mosquitos tigres.

El otro producto de que quiero hablaros es una auténtica joya. Se trata de árnica para los golpes. Cuando vi que la nena empezaba con los golpes busqué el producto de árnica con menos química que me encontré.

El que uso es un roll-on de Aquilea, se llama Golpix y lo recomiendo con los ojitos cerrados porque mi nena se ha dado un par de golpes muy serios en la cabeza y nos ha ido genial. Está hecho a base de plantas: árnica, harpagofito y gingko. Las dos primeras poseen efecto antiinflamatorio y calman el dolor. La última tiene un efecto sobre la circulación, evitando los morados. Su presentación en roll-on (a diferencia de los sticks) evita que tengas que presionar sobre la zona dolorida. Muy efectivo. Lo llevo siempre conmigo. No tengo pegas para este producto.

Anuncios
Experiencias con ropa de marca

Experiencias con ropa de marca

Ahora que Alicia tiene casi 15 meses y este es mi segundo verano como madre, puedo contar mi experiencia con la ropa de marca comprada/ regalada para ella.

Durante los primeros meses recibimos y compramos ropa que muchas veces acabó inutilizada. Es cierto que yo no tenía práctica en materia de compra para Alicia, pero también recibimos ropa que no correspondía a la estación por la talla de la niña. Teníamos meses que Alicia crecía entre 3 y 4 centímetros. Con ese ritmo de crecimiento vi como vestidos muy caros duraban apenas dos meses. Dado que Alicia todavía no caminaba (empezó a los 9 meses) la llevábamos muchas veces en el mochila, lo que hacía imposible ponerle un vestido sin que quedara hecho un higo.

Empecé a guardar la ropa de la nena que no usábamos en grandes cajas de plástico con ruedas, las típicas de almacenamiento. Todo lo que no era femenino pude regalarlo para un bebé nacido un año después de Alicia. Pero me he visto con vestidos de marcas como Mayoral, Bóboli y Zara prácticamente nuevos. Así que he decidido probar suerte en una web de segunda mano porque si bien al principio pensé en quedármelos pienso que con el tiempo acabarán por deteriorarse. La ganancia es mínima, pero eso es mejor que acaben arruinados en un trastero. De momento no ha habido suerte.

Para la ropa de trote (como digo yo), parece haber una segunda oportunidad. He regalado algunas cosas y otras pienso llevarlas a reciclar a H&M. Si vas antes del 18 de Junio con una bolsa de ropa para reciclar recibes un vale descuento de 10 euros para tu próxima compra. (en la web encontrareís más información).

Mi consejo, es verdad que siempre tenemos en mente un vestidito o algo especial para los primeros meses, pero tratad de ser racionales y minimizad esas compras a lo indispensable. Llegará el momento en que los bebés empiecen a andar y ahí sí que podrán lucir todo lo que compremos, especialmente si son niñas.

armario de alicia

 

 

 

 

 

 

 

Compras acertadas

Compras acertadas

Ayer vendimos por fin la Hamaca Baby Bjorn Soft Balance. La anunciamos por Mil Anuncios.com y pudimos recuperar la mitad del precio que habíamos pagado por ella. Y contentos, porque ésta ha sido una de las compras más desacertadas que hemos hecho. Estaba prácticamente nueva. Y es que Alicia fue muy reacia a usarla desde el principio. La compramos cuando la nena tenía 5 meses y el balanceo nunca la convenció 🙂 La experiencia de vender en Internet fue positiva y seguramente repetiré con alguna  otra cosa.

bb3.JPG

 

También estoy pensando en deshacerme de la esterilizadora. Me vino bien para los primeros meses que andábamos con los biberones pero hoy apenas la utilizo.

Para ser padres primerizos nos hemos encontrado con algunos fiascos. Aquí puedo incluir la trona de madera convertible en sillita y mesa en el fututo. Se ha quedado en eso, un proyecto para el futuro. El cierre era desastroso y Alicia aprendió muy pronto a aflojarlo con el peligro que ello conlleva. Me acordaba haber leído un blog (creo que fue Almademami pero no he podido encontrar la entrada) que decía que podía ducharse dejando a la nena en el silla con cosas para jugar. En nuestro caso no era posible así que hemos acabado comprando una silla de Ikea. Y me sabe fatal porque la trona era un regalo y no la hemos podido devolver 😦

Un completo éxito fue el cojín reductor de cuna que recibimos antes del nacimiento de Alicia. Una especie de nido que nos evitó comprar un moisés y con él pudimos practicar el colecho sin peligros. La niña estuvo muy cómoda desde el primer día y muchas noches hemos dormido en casa de mi madre llevando el cojín sin ningún problema.

pekenido_babynest

Y naturalmente la mochila. Para nosotros imprescindible. Optamos por un modelo de 0 a 3 años. Pero por mi experiencia, si tuviera que comprarla ahora, creo que empezaría por un modelo mini o por un fular. No tengo experiencia con ellos, pero por lo que comentan en Refugio de crianza son muy cómodos para el bebé en los primeros meses.

Estos son para mi algunos de los imprescindibles. Imagino que para cada persona vienen marcados por sus circunstancias. ¿Son también los vuestros?

 

 

 

 

Pasito a pasito.

Pasito a pasito.

Empezamos el año comprando en H&M. Incluso antes de que se anunciaran formalmente la rebajas, estaban arreglando la página y bajado precios, cuando entré por casualidad y empecé a comprar. En las rebajas de verano cuando quise comprar para Alicia fue imposible. Todas las tallas habían desaparecido. Así que esta vez me he resarcido 🙂

La única pega, es que quizás se lo he comprado un pelín grande. Me explico. La niña medirá alrededor de 77cm. y algunas prendas las compré para 86cm. Y es que a finales de Octubre le compramos a Alicia un bonito abrigo de Zara de su talla. Le quedaba perfecto, pero a finales de Diciembre le estaba prieto. Así, que aunque a su padre le horrorice verla con prendas recogidas en brazos y piernas, prefiero alargar el uso de las prendas más caras, comprándolas más grandes. Voy cogiendo tablas en esto de las compras para Alicia.

Pero lo más importante es que a comienzos de año, Alicia empezó a andar. Verla dar pasitos con tanta soltura, emociona. Cuando mejor lo hace, es cuando lleva objetos en las manos y está concentrada mirándolos. Entonces arranca a andar con mucha seguridad. Le hemos comprado unas deportivas porque en nuestro suelo con los calcetines derrapa. Las primeras eran demasiado grandes, así que estamos ansiosos esperando el segundo par 🙂

Con la comida, vamos introduciendo cada día más cosas. Y es que Alicia se anima a probar todo lo que se le ofrece. Tiene sus preferencias, pero de entrada no dice no a nada. Si al principise lo dábamos todo pasado, hemos introducido cenas enteras (un par de veces por semana), y aunque cuesta un poco más, también las come. Su preferida, loncha de pan de pages con abundante tomate y aceite y tortilla francesa. De postre, yogurt.:)

¡Feliz año a todo/as!

 

 

 

Versatilidad.

Versatilidad.

Creo que tras cinco meses de experiancia con Alicia, llega el momento de repasar la lista de cosas compradas que me han resultado útiles y me han sorprendido agradablemente por darle otros usos.Vamos allá.

Trio Sprint de Chico. Lo primero, y esta fue una decisión importante, fue comprarnos un trio de Chico. La nena nació en Marzo (no hacía excesivamente frío) y como por aquel entonces teníamos todavía un mini, el capazo lo utilizamos solo el primer mes. Lo que más usábamos por comodidad para los paseos era la silla de auto. Pero llegó el verano. Y volvimos a usar el capazo. La nena en casa ha estado muy cómoda, echada en el capazo  con sus juguetes y yo he podida trasladarla por toda la casa. Eso sí, desde hace unas semanas ya lo hemos descartado porque Alicia es capaz de sentarse, y de ahí al suelo sólo queda un instante.

En cuanto al porqué de la marca, los trios que vimos eran bastante grandes y pesados. Este era más estrecho y sobre todo el chasis es más ligero que los de la mayoría.Para los usuarios de autobus como yo, eso es una bendición. Se pliega como un libro.

chico

Cuna de viaje. La compramos en una oferta de Prenatal. No la necesitábamos todavía pero el precio nos pareció genial. He visto varias cunas de viaje y puedo decir que esta es muy cómoda. Sobre todo por el segundo piso que evita que te incorpores para dejar al bebé. Cuando prescindes de ese piso superior, tiene una puertecita lateral (se abre con cremallera) que puedes abrir para cuando los peques ya andan solitos. El caso es, que desde que Alicia hace movimientos impredecibles, lo utilizamos como una isla de seguridad para dejar a Alicia un ratito con sus juguetes.

Double-Naranja-Verde-de-Prenatal_ampliacion

Mochila Stokke. Costó unos 150 euros y aunque esperamos en rebajas a comprarla, esta gente no hace descuentos. Tiene sujeta cuellosy por lo tanto podíamos usarla desde el primer mes. Lo intentamos a las 5 semanas. A Alicia no le gustó.La aborrecía. Seguramente porque es una niña que se fija en todo y la postura en la mochila mirando el pecho de su padre, limitaba su visión. Pero han pasado los meses y si bien todavía no la hemos probado en la calle, la mochila se utiliza a diario en nuestra casa, pero mirando hacia fuera. Esas son las ventajas de trabajar en casa, llevo a la niña colgada parte del día 🙂 En mi opinión, una mochila es bastante buena siempre que reparta correctamente el peso de la criatura. Esta lo hace, pero no creo que sea la única del mercado. ¿Precio justificado? habrá que esperar hasta los 2 años para ver si amortizamos la compra 🙂

00106860105995____8__640x640

 

Biberon Suavinex de cristal. Con esta compra, me dije vaya metedura de pata. Días después de comprarlo, la farmaceutica me dijo que los suavinex eran como volcar la leche en la boca del bebé y acababan con el mecanismo de succión. Tiene tarro de cristal y tres posiciones en la tetina. Cuando lo compré, para empezar con la lactancia mixta la nena se me ahogaba, y eso que usaba la posición más pequeña. Por eso lo deseché. Pero ahora con los cereales es el único lo suficientemente ancho para permitir que pase toda la papilla…

suavinex-biberon-vidrio-tetina-silicona-120ml-2

Varices.

Varices.

Desobedeciendo a mi ginecólogo (la verdad es que no pienso decírselo), acudí a la consulta del especialista en varices, muy conocido y con bastante buena fama.

Muy directo y después de darme la enhorabuena por el embarazo pasó a examinar mis venas con el ecógrafo mientras yo iba desplazando mi peso sobre una pierna y moviendome de atrás para adelante, de forma suave. Así él podía apreciar la entrada de sangre por mis piernas.

El diágnóstico: Incompetencia de la vena safena interna en 8 mm para la pierna izquierda (la que está peor) y de 4 mm. para la derecha. Me dijo que era un fallo congénito, vamos de nacimiento, y que el embarazo no lo había causado. Simplemente había agravado un problema preexistente. Es un problema que me viene por vía materna y que ha atacado especialmente a los hombres de esa rama.

El tratamiento: pues hasta que no nazca Alicia, de momento sólo una pomada con heparina y medias de compresión clase I. También me dejó muy claro que aunque el problema iba a mejorarse después del nacimiento, algo tendríamos que hacer con esas venas y no descartó la operación. Naturalmente si veo que en las próximas semanas se ponen las varices rojas, duras y calientes tengo que acudir rápidamente porque eso es muy mal síntoma y tendrían que pincharlas. Si algo he aprendido estos años en mis breves  pero intensos encuentros con los médicos, ya fueran para mí o para mis familiares es que toda operación conlleva un riesgo y que ellos nunca controlan al 100 % los resultados, aunque se trate de la operación más simple. Así que “virgencita, que me quede como estoy” y espero que después del embarazo cuando vuelva a hacer deporte, la situación se mantenga o por lo menos no empeore.

Nuevas adquisiciones: De momento y mientras no compre la pomada y las medias que son por encargo, estoy utilizando un gel natural de árnica, 100% natural con efectos antiinflamatorio de la marca Apivita. Y para las estrías he sustituído el aceite puro de rosa de mosqueta por crema antiestrías de la misma marca, Repavar. Básicamente lo he cambiado por comodidad. El aceite venía en un pequeño bote que se aplicaba con un roll-on. Teniendo en cuenta las dimensiones de mi barriga, tardaba mucho y aunque los efectos eran muy buenos decidí probar la crema que también tiene su concentrado de aceite con otros hidratantes. El resultado es altamente recomendable, sobre todo si compraís el tamaño económico 250ml. y en farmacia on line (en Farmasky 19 y pico euros). He comprobado los precios en otras farmacias on line pero esta es la mejor.

Aunque con algo de retraso, os deseo un feliz año a todos y que la fuerza os acompañe 🙂

image

Pijamas o peleles.

Pijamas o peleles.

Pues sí, recién cumpliditas las 23 semanas y todavía no tenemos nombre para nuestra niña. Desde que supimos el sexo, sin mucho esfuerzo encontramos uno que nos gustó a los dos. Pero nuestras familias (ambos bandos colaboraron por igual), nos dieron distintos argumentos para echarlo por tierra. Al final desistimos tanto por las críticas como por las presiones de las dos abuelas. Ahora nos devanamos los sesos entre estos tres nombres: Alicia, Amelia y Elvira.

Ya sabemos que no están superdemoda, pero eso no nos importa. El caso es que nos gustan los tres por igual y no nos decidimos. Así que haced el favor de pensarlo un ratito y decidme cual os gusta más. 🙂

Cambiando de tema. Ayer hicimos nuestra primera incursión en el mundo de las compras para el bebé. No puedo hablar de un completo éxito porque fuimos poco efectivos. Estuvimos cerca de una hora y media y sólo compramos dos pijamas o peleles. ¡Eso sí lo preguntamos todo! Y para unos inexpertos como nosotros … ¡la información es poder!

Estuvimos en Prenatal. Ya habíamos visitado H&M. Y he de decir que aunque su ropa premamá no me gusta nada, para el bebé tenían cosas muy monas. En Prenatal compramos dos pijamas por 14 euros cada uno. No estaban rebajados aunque si tenían unos pocos productos en los que hacían entre un 20 y un 40%. En general me pareció algo más caro que H&M. Nos quedamos sorprendidos porque pensamos que toda la ropa del bebé tenía que ser de algodón y no de plástico (poliéster). Pues bien la ropa que nos llevamos era un 80% de algodón y un 20% de poliéster.

En cuanto al número de prendas que utilizar para el primer mes, la encargada de la tienda me recomendó no comprar más de 8. Y en cuanto a la talla, siendo niña y viendo nuestra estatura que escogiéramos prendas de la talla 0/1. Interesante fue el descubrimiento de las camisitas de batista. Son de una tela finísima, estas sí de algodón 100%, sin costuras, necesarias para los primeros días en los que el bebé duerme casi todo el rato y una prenda con costuras puede lastimar su piel. Al menos son necesarias dos o tres para el recién nacido (14 euros cada una). Había prendas superpuestas (una encima de la otra) pero esa las vimos complicadísimas de poner. Yo creo que lo más sencillo son los peleles por las aberturas de las piernas. Para el hospital (sobre todo para los que nacerán en Invierno) recomendó ranitas porque con la calefacción las temperaturas son excesivamente altas y no conviene abrigarlos demasiado. Dijo también que con un vestido para la calle, para cuando saliera de la clínica sería suficiente.

En fin, que la encargada fue amabilísima. Sí ya sé que ese es su trabajo pero es que nosotros estuvimos muy preguntones. Por si a alguien le interesa, una de las ofertas que nos ofrecieron en Prenatal fue un lote completo por 699 compuesto de: Un trío marca Prenatal (este sí nos gustó y nos lo estamos pensando, por separado cuesta unos 399 euros), una cuna con colchón y juego de sábanas y el mueble cambiador. Este fue el que no nos gustó. se trataba de una cómoda blanca bastante grande en la que habían insertado por arriba una banerita de plástico. Esta se cerraba con una colchoneta que servía para cambiar el panal. Lo vimos poco práctico. Supuestamente ese mueble debería ir en el baño para vaciar la bañera pero sus dimensiones eran bastante grandes. ¿Y que pasa cuando el bebé ya no cabe en la bañera? La cuna tampoco me mató. Me pareció poco estable.

Bueno aunque compramos poco, no os podeís imaginar la ilusión que nos hizo comprar algo para la niña. Bueno, supongo que la/os que habeís sido madres/padres, ya lo sabeís.

ves5

 

ves3ves4