Tenemos guardería.

Tenemos guardería.

Sí, pero no por elección. Era el único centro al que podíamos optar. ¿Contenta? No del todo. No es el tipo de guardería al que soñé llevar a mi hija. Ni siquiera es una guardería. Pero los acontecimientos se han impuesto. En nuestra zona sólo estaban éste y el público, que aglutina a toda la población marroquí de la zona. Con el poblema de que estos nenes no se vacunan en su mayor parte.

En contra tiene que son casi 40 nenes ( de 0 a 3 años) para cuatro cuidadoras. No se como se las apañarán para estar al cuidado de 10 nenes cada una y que ninguno peligre. También el espacio es algo reducido. Es un bajo de tres habitaciones. El recibidor es usado también como sala polivalente. Tiene la puerta en frente, como es un centro flexible, los padres pueden ir a recoger a los nenes cuando quieran. Por lo que me comentó una madre en invierno, las corrientes de aire son continuas para los que están en dicha sala, además de cortarles el ritmo ya que los nenes están más pendientes de la puerta que de otra cosa. Eso mismo lo comprobé yo el otro día. No dispone de patio interior de juegos para los días de lluvia.

Su punto fuerte, son las mismas cuidadoras. Por las opiniones que he recogido, creo echan los restos planificando actividades (algunas siguiendo a Montessori). Y todas tienen distintas titulaciones sobre el mundo infantil. También dispone de una terraza  grande al exterior, bien acondicionada donde pueden jugar todos los nenes a la vez.

La elección no podía retrasarse más. Alicia necesita empezar el próximo Septiembre la guardería. Necesita nuevos horizontes y sobretodo contacto con nenes. Así que vamos a prepararla para ello y el primer paso es eliminar el pañal. Cruzaremos los dedos.

kindergarten

 

Anuncios
Juego creativo.

Juego creativo.

Alicia y yo pasamos todo el día juntas y apenas duerme siesta. Eso quiere decir que tengo que ingeniármelas para planificar actividades que la diviertan, puesto que es una niña que no juega sola. Sobre todo nos gustan las actividades creativas, las que nos permiten un juego no predeterminado. Son con las que más disfruta. Últimamente hemos desarrollado una que le encanta. Así que comparto por si os apetece hacerla. Con ella pasamos unos ratos muy entretenidos.

Vivimos en una zona costera, así que cada vez que visitamos la playa me llevo una bolsa de arena. Se me ocurrió colocarla sobre una bandeja (ojo que la arena ralla, esto no lo sabía yo 😦 así que mejor escoger algún recipiente que no se malogre) y entonces me di cuenta que era el típico jardincito japonés en miniatura si colocaba agunas piedras y conchas chulas. El resto fue cosa de Alicia. Desde peinar la arena con un rastrillo, hacer caminos, minicastillos y colocar a sus nenes (niños del Playmobil) para que jueguen en el jardín, todo eso hacen sus delicias. Y las mías. Estoy planteándome algún cambio respecto al recipiente pero la idea básica sería la misma.

Si no vivis en zona costera imagino que cualquier tipo de gravilla podría sevir aunque ya no ofrecería tantas posibilidades como la arena que es ideal para hacer formas. Ahí van algunas fotos.

IMG-20180425-WA0006IMG-20180425-WA0009IMG-20180425-WA0001

 

 

El hermano mayor.

El hermano mayor.

No, a Alicia no le ha salido ningún hermano mayor. Pero en Semana Santa vinieron a pasar unos días sus primos de 10 y 13 años de edad. Y entonces Alicia se vió en la necesidad de hacerse entender muy bien para comunicar con ellos. Ese problema con nosotros no lo tenía ya que nosotros con pocas palabras interpretamos sus deseos. Desde esos días, la lengua de Alicia se ha desatado en una bervorrea incesante, en frases con plena lógica. Y no para. Ya no repite como un lorito y si ella nota que nos equivocamos nos corrige.

Si esto han sido unos pocos días, puedo imaginarme lo distinto que tiene que ser el proceso de aprendizaje (por su rapidez) de niños que tienen un hermano mayor o la posibilidad de relacionarse con niños de más edad todos los días. Por eso me gustan tanto las escoletas, que no segregan al niño por edad.

Este es un tema que nos trae de cabeza estos días, vivimos en un sitio muy aislado, una urbanización de cara al mar y opciones para los niños hay muy pocas. Tenemos a unos KM. una guardería municipal (no es nuestra opción para Alicia por varios motivos), y un Centro privado que no reúne los requisitos para ser guardería y se queda en eso, un aparca niños. Existen dos escoletas, que serían una opción genial para Alicia, en pueblos de alrededor. Son escuelas libres que se inspiran en el respeto al niño y permiten su movimiento. Eso para nuestra niña es vital. Además esta opción permitiría retrasar unos años, nuestra decisión por un colegio adecuado. Decisión que probablemente llevará un traslado a una ciudad. El problema es que con dos años y medio que tendrá Alicia en Septiembre no la quieren en una de ellas ( eso está confirmado) y en la otra hay que probarlo todavía:(

Así andamos estos días, buscando una solución para  Septiembre y rodeados de incertidumbres.

Lenguaje.

Lenguaje.

Parece que el habla ya está aquí. ¡Por fin! ¡Que ganas tenía de oírla hablar! Y es que Alicia llevaba mucho tiempo hablando en esa jerga que utilizan los nenes, incomprensible para los mayores, soltando pequeñas frases de dos términos o palabras. Yo ya estaba empezando a utilizar el lenguaje de signos para algunas acciones. Alicia me miraba con sus grandes ojos, alucinada cada vez que lo hacía.

Ayer por la noche estaba sembrada. Me dió un objeto (no recuerdo qué) y me dijo: ¡toma! Pero lo mejor fue cuando se calzó una zapatilla de su padre y me dijo: “Estas son las de papá”. Ahí me quedé con una sonrisa de boba de oreja a oreja.

Es el comienzo del habla con 18 meses recién cumplidos. Estábamos todos un poquito impacientes. Alicia siempre había sido muy adelantada en todo y esperábamos que una vez dominado el tema del movimiento (llegaron los primeros pasos a finales de Enero) empezase con el habla. Esto no ha sido así. Quizás porque su cerebro procesa la información en dos lenguas muy disintas. ¡Que se yo!

Lo que sí he aprendido es que la progresión no es lineal en el tiempo. Se alcanza uno o varios hitos (metas destacadas en su desarrollo) y a continuación puede haber un periódo en el que no hay novedades a destacar.

Hemos observado que Alicia en el parque es bastante atrevida. Me refiero a que lo mismo se sube a un puente de 2 metros y se arroja al vacío como intenta salir por sitios bastante peligrosos para un bebé. El fallo ha sido nuestro. Observando a otros bebés que se suben solos y se lanzan por el tobogán, nos hemos dado cuenta de que el problema de Alicia es la confianza. Un exceso de confianza. Y eso es porque siempre me he subido con ella y he ido detrás para evitar que se cayera. Alicia nunca ha tenido una caída importante en esos columpios. Por eso no ha podido aprender lo que es la cautela. Estamos intentando corregirlo dejando más espacio entre ella y yo o que vaya solita en algunas ocasiones. Como ahora abandonamos la playa por los parques ya os contaré como nos va.

¿Pérdida de habilidad?

¿Pérdida de habilidad?

Hace unos días nos dimos cuenta que Alicia había olvidado como se hace un juego de apilables, de esos de Ikea. Sabe perfectamente montar piezas, una sobre otra, construyendo una torre pero la particularidad del juego de Ikea consiste además en que deben montarse en un orden, de mayor a menor para que encajen.

ikea

¿Mosqueada? No, no exactamente. Es capaz de hacer todo lo que se supone que debe a hacer a su edad. Creo que el fallo ha sido nuestro. A comienzos de verano ella hacía esa torre sin problemas. Pero nos llovieron un montón de juguetes de mis sobrinos. Cocinitas, animales, granja, Nancys, colección de princesas… y más cosas que pudimos guardar a tiempo antes de que los viera. El caso es que se dedicó en cuerpo y alma a los nuevos juguetes. Con unos jugaba (granja de Playmobil) y nos ha servido para aprender el nombre de los diferentes animales. Puedes pedírselos y los identifica y te los da. Con otros, sólo los arrojaba por el suelo creando un mar de piezas de plástico en el salón que la divertía mucho (entre el Lego y las cocinitas se juntaban unas 300 pieza, lo digo a boleo porque no las he contado).

Dejamos abandonados sus juguetes de bebé y adoptamos el carrito para pasear a las Nancys. Y ahí está el fallo. No debimos permitirlo. Así que cada día he ido escondiendo una de las series de juguetes para volver a recuperar los más simples. Eso sí, no puedo esconderlos todos porque la granja y las Nancys le pirran.

Por las mañanas a primera hora saco los juguetes típicos de bebé. La torre de Ikea, la caja de formas, y los anillos, ambos de Fisher price. Cuando agoto su paciencia nos pasamos a las pinturas con ceras que le encantan. Nos hemos construído una casita de cartón con una caja grande y la estamos decorando. La divierte muchísimo meterse ahí. Hay que ver, lo más sencillo es lo que más le tira.

Le estoy dando vueltas a si debo comentarle esto al médico en la revisión de los 18 meses. ¿que opinaís vosotras? ¿Se considera este olvido como pérdida de habilidad? ¿Da para tanto el tema? Consejitos por favor.