Un día en Montserrat.

Un día en Montserrat.

 

IMG-20171013-WA0006Hacía tiempo que queríamos ir a Montserrat para presentar a nuestra niña a la virgen. La última vez que fuimos, yo acababa de sufrir un aborto así que ya podeís imaginar lo que le pedí  🙂 Esa era la excusa, también aprovechábamos para llevar a mi suegra a conocerlo. Para mi, es siempre una excursión que merece la pena, tanto desde el punto de vista religioso como práctico si eres un amante de la escalada y el senderismo.

Tardamos una hora y media en llegar y eso que estamos sólo a 8okm. Intentamos reducir el uso de la tablet con Alicia. Y si bien antes alguna vez la habíamos usado en los trayectos en coche, ahora ni se nos ocurre. Cuando Alicia se queja, paramos el coche donde nos pille y estiramos piernas. Eso basta para calmarla, eso y la teta.

Cuando llegamos serían casi las doce del mediodía. Siendo un lunes de Octubre, el parking estaba a rebosar. Los conductores perdían la calma y se pisaban las pocas plazas libres que había 😦 Así que si vaís, es preferible madrugar. La tarifa por día completo es de 6.50 euros.

Una vez dentro, como apenas hay coches pudimos dejar a Alicia moverse a su antojo (sin quitarle el ojito, naturalmente). Existen multiples posibilidades para solucionar el tema de la comida. Hay un restaurante, un fast food con bocadillos, una tienda con alimentos (que no vende pan, solo un pan de molde con azúcar). Nosotros lo solucionamos en el bar con los bocadillos. Existen bastantes sitios donde sentarse cómodamente y degustar el tupper que os traigaís de casa. No me parece mala idea. Todos los días, se instalan en la entrada tenderetes que ofrecen a los visitantes productos típicos de la zona, quesos, miel, fuet. No tuve tiempo para comprobar la calidad e imagino que son más un producto enfocado a los tourist que a los nativos

Para subir a la cumbre del macizo teneís la posibilidad de coger el funicular con la opción ida o ida/ vuelta. En el primer caso son unos 5 y pico euros y en el segundo 10. Servidora y costilla lo hicimos a patita. Esta vez, teníamos un tiempo limitado y tampoco a mi suegra le apetecía mucho subir los 700 metros del tirón. Pero con niños creo que es la única solución. La ropa de abrigo en la mochila es siempre imprescindible si subís, porque la temperatura que podaís consultar en internet es para el monasterio, arriba en la montaña, pela.

Lo que sí hicimos, fue visitar a la Virgen e iglesia (para eso habíamos venido 🙂 LLegar hasta la Virgen sólo nos costó media hora de cola. Que quereís que os diga… salí muy emocionada. A Alicia le encantó ver tanto brillo. En la iglesia, ya no estuvo tan formal. Así que mi niña y yo salimos antes de tiempo para no perturbar el sosiego de los peregrinos.

IMG-20171013-WA0004

Fuera hay un museo, una oficina de correos que sólo abre por la mañana, y un par de tiendas de souvenirs. Hay una especialmente grande que vende cosas originales,menos cutre que los típicos souvenirs. Perderse un ratito por ella si teneís tiempo me parece un acierto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios