Refugio de animales.

Refugio de animales.

Hacía tiempo que teníamos pensado llevar a la peque a una de esas granjas donde puedes ver y tocar a los animales. Nos interesaba especialmente porque Alicia sólo había visto y tocado las dos gatas de la abuela y la galga de mi hermano. Queríamos que supiera que los animales no hablan a pesar de lo que muestren los dibus de la tele 🙂

Por mi localidad teníamos la típica granja preparada para recibir visitas de escuelas. Todo muy aséptico, muy medido en tiempo, con la posibilidad de llevarte el picnic y comértelo al aire libre mientras los niños se cuelgan de los columpios. A esto añadían vuelta en carro por la granja. El plan no estaba mal, barato no era.

Por casualidad descubrimos un refugio de animales abandonados que estaba en medio de la nada, no demasiado lejos de nuestra casa. En el facebook vimos las fotos. Perros, gatos, gallinas, ovejas, cabras, caballos, burros, cerdos (asiáticos y de los otros) todo tipo de pájaros, tórtugas… (seguro que me dejo alguno). Todos juntos repartidos en un terreno de unas 10 hectáreas. Nos encantó. Era justo lo que estábamos buscando.

La experiencia que le proporcionamos a la niña fue innenarrable. Una mezcla de miedo, excitación, curiosidad y sobre todo felicidad la recorría. Mirar un caballo a los ojos, verse rodeada de una manada de cerdos asiáticos, sentir la lana cuando todavía no se ha esquilado, la rugosidad de los cuernos de una cabra, dar de comer a los gallos, oir ladridos de ovejeros, maullidos, rebuznos y piares varios. Le llegaban estímulos de todos los lados. Tanto es así que apenas probó bocado. Nosotros sí, y decidimos comer en el refugio junto a otras familias que también estaban de visita. Tuvimos la suerte de llegar en un día en el que también se celebraba la llegada del otoño, así que el sitio estaba lleno de peques de distintas edades.

Seguro que también en vuestras localidades habrá refugios de este tipo, deseosos de recibir visitantes a cambio de un precio símbólico. La combinación animales + niños es éxito asegurado y encima estamos ayudando a sufragar los gastos de este tipo de centros que no suelen recibir ayudas públicas. Es un estupendo plan 🙂granjagrancha.JPG

 

 

Anuncios