Confusión con el Bexsero

Confusión con el Bexsero

Después de casi 8 meses de espera, llegó el Bexsero, la dichosa vacuna de la meningitis B. Así que esperamos unas semanas, a que Alicia cumpliera los 14 meses para ponérsela. Estaba contenta porque esperaba cerrar por fin el círculo de las vacunaciones durante una buena temporada. Con esta dosis de Bexero tenía ya a la niña inmunizada contra la meningitis B y con la vacuna de la varicela y hepatitis A, del mes que viene, dejaríamos descansar a Alicia con este tema hasta los 3 años.

Sé que deben administrarse 4 dosis de Bexero al bebé desde los tres meses. Pero es que nosotros no lo hicimos hasta pasados los 5 meses (culpa de distribución del producto). Me había estado informando y para estos casos se van reduciendo las dosis. Tres dosis si se suministran entre el 6 y 23 mes. http://www.luciamipediatra.com/vacuna-meningococo-b/

Cuando el médico revisó rápidamente a Alicia como paso previo a la vacunación nos dijo que faltaba otra dosis, que sería aplicable en Septiembre. Ahí me quedé a cuadros. Y se me debió notar porque soy bastante contraria a las vacunaciones, y normalmente lo hago a regañadientes. Voy a informarme en algún organismo de mi comunidad porque entiendo que estamos en la frontera de si sí o de si no. Y no es el tema del dinero, aparte de que esta vez la enfermera hizo sangrar a la nena porque según ella, tensó la pierna, Alicia tuvo fiebre y una fuerte diarrea el fin de semana y todavía estoy cuidando su dieta por este tema.

Y cambiando de tema, vivimos en una zona de mosquitos. No es exagerado pero se dan aquí los temidos tigres. Estoy buscando alguna solución que no sea la típica mosquitera. ¿Teneís alguna experiencia con este tema? ¿Tipo parches o antimosquitos eléctricos que funcione? si es así, iluminadme por favor.

mosquito tigre

 

Día de la madre.

Día de la madre.

Este será el segundo día de la madre que vivo con Alicia, mejor dicho, el segundo día de la madre como madre Alicia (aunque suene un poco raro). Nosotros no lo celebramos. El primer año estaba todavía en schock, el nacimiento de Alicia había sido en Marzo y yo no tenía el cuerpo para celebraciones. Y este año estoy más pendiente de celebrarlo con mi madre, de que no se sienta a solas aunque no estén con ella sus otros hijos.

dia de la madre

Siento que es una fecha más comercial que otra cosa. No necesito de este día para sentir lo que supone ser madre. Hoy se presenta un día duro. Ali se despertó a las 5 y 30 después de tomar su biberón y ya no quiso seguir durmiendo. Nos levantamos de la cama y nos pusimos a jugar y bailar (es muy bailona) hasta las 8 y 30 que ha caído rendida. El tema del sueño todavía no lo controlamos. Su sueño es muy anárquico. Es una cuestión educacional nos dijo el médico. Seguramente será un día en el que me arrastraré haciendo las cosas en modo automático, hecha mierda literalmente. ¿Y qué? A veces me da por pensar que habiendo parido tan tarde, he estado a punto de perderme la maternidad, que triste hubiera sido.

Tengo una amiga de 41 años que  está deshojando la margarita. Ha encontrado una pareja estable y tuvo una falta de 20 días. Pensó que estaba embarazada pero luego resultó ser estrés por el trabajo y un simple atraso. Me dijo que en esos momentos no sintió felicidad. Y eso es lo que la frena en su búsqueda aunque sabe que le queda poco tiempo. Yo la animo, con 41 ni me lo planteaba, empecé a pensarmelo con 42 años. Y si la situación me lo permitiera, tal vez me animaría en la búsqueda de un nuevo hermano/a para Ali.

¡Feliz día de la madre (va por adelantado)!

Compartir.

Compartir.

Reconozco que estoy todavía muy verde en esto de pulular por los parques infantiles pero me voy curtiendo y cogiendo tablas. Soy una persona sociable, y sobre todo creo que correcta. Ahí donde mi experiencia no llega lo suplo con educación.

La semana pasada, estábamos tres madres reunidas en el parque de juegos. Yo pegada a Alicia sentada en el tablón del arenero. Las otras dos madres estaban hablando en frente sentadas en un banco. Sus niños de 18 y 16 meses estaban jugando en el arenero con las cosas de mi niña. No Problem! Voy haciéndome con un pequeño surtido de cacharros de plástico y hay para todos. El problema vino cuando el nene de 16 meses  arrancó literalmente de las manos el cubito y la pala que estaba manejando mi niña (SUYOS). Miré a la madre por si se le había escapado el detalle con su animada conversación, pero no sonreía beatíficamente viendo como su niño se apoderaba de todo lo que veía.

Alanya Kolberg

Alicia se quedó con las manos vacías, alucinada. Sólo se me ocurrió decir a mi hija en voz alta: ” ¡Vaya, Lito no comparte con nadie!” ¡Menuda gilipollez! No se me ocurrió otra cosa. Lo comenté con mi marido, por eso de que a lo mejor me dejaba arrastrar por extremismos maternos. Me dijo que era bueno para Alicia, porque le enseñaría a defender lo suyo ante otros. Soy escéptica. Lo que sí le puede enseñar es la ley de la selva, el gorila más fuerte se queda con todo 😦 Así que la próxima vez que cualquiera intente arrebatarle de las manos algo con lo que está jugando mi hija no esperaré a que la madre intervenga, lo haré yo con la mejor de mis sonrisas le explicaré al interesado/A que tendrá que esperar a que Alicia deje de jugar con eso.

Ayer por la noche leí un artículo que ha sido realmente el motivo de que yo escriba esta entrada porque resume mi pensamiento y yo creo que también el de muchas otras madres. Desde que voy a los parques, no paro de oir a todas las madres diciendo eso de que hay que compartir. Debe ser el mantra empleado en todas las guardarías como paso previo a la socialización. Pues bien, una madre animó a su hijo a que no compartiera sus juguetes si ese era su deseo porque cito textualmente: “no vivimos en un mundo donde es obligatorio ceder todo lo que tienes solo porque lo ha dicho otra persona y no voy a enseñarle a mi hijo que así son las cosas”. Texto de Alanya Kolberg

!Bravo! No pienso volver a obligar a mi hija a compartir algo si no quiere. ¿Compartimos nosotros nuestro móvil con el primer desconocido que nos lo pide? ¿Entonces a que estamos jugando ?

 

Cuando optar por el destete.

Cuando optar por el destete.

Desde que mi pediatra declaró que mi teta estaba muerta, (la primera semana de Alicia), imponiendo Blemil como el principal alimento de mi hija yo me empeñé en seguir dándole el pecho. Por eso, no me limité a los diez minutos de pecho en cada toma y fuí aumentándolos lo que me pareció oportuno. De esta manera conseguí que mi hija no perdiera el reflejo de la succión con el biberón y que yo tuviera más leche.

A partir del año yo ya no le ofrezco el pecho. Es ella la que me levanta la camiseta cuando quiere pecho. Y curiosamente, ahora que ha empezado a comer sólido, toma más pecho que antes. Como muchas veces dormimos juntos, ella se engancha a la teta por la noche y ahora tengo más leche. El problema es que  Alicia ejerce más presión que antes sobre el pezón y lo que no me había pasado en los meses anteriores, los noto doloridos e inflamados. Temo que esto acabe en mastitis, así que me estoy planteando con mucho pesar (para el caso de que no mejoren mis pechos) dejar de darle la teta 😦  Mis dudas son: si será mejor hacerlo de golpe o poco a poco reduciendo las tomas. A ver si alguna puede iluminarme.

Hoy por la mañana no quería darle el pecho por el dolor, pero Alicia se lo tomó muy mal y me dió un manotazo. Así que acabé cediendo.

Y para las que hayaís leído el post anterior, al final los de Ordesa se pusieron en contacto conmigo. La chica de atención al cliente me leyó una nota informativa. Por lo visto, Blemil  opta por rebajar en un 30% la cantidad de proteínas en su leche de continuación 2 para evitar el sobrepeso en bebés. Se olvidaron de mencionar que el exceso también daña riñones, hígado y huesos. Me remitieron a una web que podría aclarar mis dudas. No me las aclaró pero aquí os la dejo http://henufood.com/nutricion-salud/consigue-una-vida-saludable/comer-bien-para-crecer-bien-nutricion-y-alimentacion-durante-el-crecimiento-y-desarrollo-etapa-1-lactancia-0-a-1-anos/index.html

Proteína para bebés de 1 año.

Proteína para bebés de 1 año.

Creo que yo ya os había comentado algo de esto, pero es un tema que nos preocupa por las graves consecuecias que puede acarrear. El que caso es que hemos visto como en el nuevo formato de Blemil 2 forte (la cito porque es la que consuminos, afortunadamente cada vez menos), han bajado? un 30% las proteínas  ( de 1,8g. por 100 ml. a 1,2g. por 100ml.) y esto viene a confirmar lo que ya sabíamos. Un exceso de proteínas no sólo causa obesidad (ese es el menor de los males), puede causar daños en los huesos y destrozar riñones e higado. Blemil, en su página del Club Ordesa recomienda sólo 15 gramos de proteína al día para bebés de 1 año. De momento yo ya he llamado al teléfono de atención al cliente de Ordesa para enterarme si esto es una nueva tendencia en su alimentación o un error en la página. Su respuesta: “ya se pondrán en contacto conmigo pasada la semana santa” 😦

Buscando información en diversas fuentes hemos visto que un bebé de 12 a 24 meses, debe tomar el equivalente a 1,1 ó 1.5 gramos de proteína por Kilo. Esto es lo correcto. Porque si te dan una pauta escrita para todos los niños de una consulta pediátrica puede que se acierte con unos y con otros, no. Con la pauta que nos daba nuestro buen doctor, excedíamos en mucho esa regla. Si eso lo hacemos cada día, podemos originar a la larga, un problema serio en la salud de nuestros hijos.

Nosotros hacía ya algunas semanas que empezamos a recortar este exceso controlando sobre todo la cantidad de pescado y carne diarios, evitando que se coma dos yogures al día (que le encantan), y que coma al mismo tiempo proteína vegetal (legumbres) con la de tipo animal. Con algunos pequeños cambios hemos vuelto a lo que se considera una cantidad razonable de proteína.

El porqué todavía se recomiendan por algunos médicos esas cantidades de proteína cuando la OMS advierte de que para bebés de esta edad  son adecuados 20 gramos de proteína al día es algo que no entiendo. ¿ Criterios anticuados?

proteinas

Revisión anual.

Revisión anual.

Llegamos a la revisión anual con dos semanas de retraso. No queríamos que la vacuna coincidiera con su semana grande (“fiesta de cumple” 🙂 ) El día de antes habíamos estado los 3 dando un paseo en bici y algo de tos oí esa misma tarde. Pero en la revisión del día siguiente, el pediátra vió a nuestra niña estupenda. Alta y delgada (lo de siempre). Fue Hobita (creo) la que comentó que no es posible oir nada por el fonendoscopio si el niño/a berrea como si no hubiera un mañana. Así que con Alicia gritando a pleno pulmón, me extraña que el pediatra pudiera oir sus pulmones.

El caso es que al día siguiente empezó a toser con fuerza y arrastrar abundante moco. Tenía pinta de bronquitis pero como estábamos dentro de los 2 días siguientes a la vacuna fuimos al 3º, por eso de si se pasaban los efectos. Creemos que se costipó el día de las bicis y las vacunas acabaron por bajar sus defensas. Ahora está con cortisona (último día).

Las vacunas. Tocaban la triple vírica y  una de meningitis. Y me parece que éstas han sido las que más tocada han dejado Alicia. Tiene molestias de estómago motivadas por la lactosa de la leche así que ahora nos hemos pasado al hidrolizado de Blemil sin lactosa. Y es muy difícil de tomar porque su sabor no le gusta 😦 ¿ Alguien tiene experiencia con problemas estomacales de su nene?

Notamos que tiene un carácter fuerte y se hacen necesario más límites. Lo veo sobretodo en casa de su abuela, donde estoy más ocupada y ella se comporta como Atila (por eso le encanta ir). Una de sus prácticas habituales es no dejarnos hablar. Si ve que sus padres intentan mantener una conversación, la corta con sus cánticos. Primero suaves, pero luego se convierten en chillidos si nosotros subimos el tono. No quiere que la excluyamos en ningún momento.

Madres absorventes.

Madres absorventes.

Se dice de madres pulpo cuando no se separan ni un momento de su criatura, llegando incluso a impedir cualquier otro vínculo afectivo entre el niño y el resto de miembros de la familia, en sentido amplio.

En estos últimos meses, me ha sorprendido como Alicia entiende y participa con agrado en las actividades que hacemos todos los días. Esto me impide hacer otras cosas y por supuesto ha reforzado el vínculo que existía entre nosotras, hasta el punto de que ya no quiere estar con otras personas si no estoy presente. Si a esto sumamos que la señorita se mueve con soltura y yo voy detrás, el resultado es que pasamos el día juntas excepto los ratitos que duerme.

Naturalmente yo no impido los contactos de Alicia con el exterior, al revés los fomento. Visitando parques, fiestas populares, apuntándola a actividades… busco todo para que desarrolle su vena social. Aún así, por parte de mi familia ya he recibido toques, de que la niña está demasiado pegada a mi, que la estoy haciendo dependiente a mi persona.

Confieso que disfruto enormemente con esta relación, viendo que cada día que pasa se hace más fuerte. ¿excluyente? Nunca lo ha sido ni yo lo he pretendido. Y ya que tengo el privilegio de criar a mi hija en casa, quiero participar activamente. Considero que nuestro vínculo es la recompensa a mis esfuerzos y mi dedicación. Y naturalmente, sé que vendrán muchos más  vínculos con otras personas que mi hija conocerá en el futuro (eso espero), que la ayudarán a formarse como persona, pero el nuestro será único (al igual que lo será con su padre). Así que de momento, y aún a riesgo de que me consideren una madre pulpo, ambas lo disfrutamos 🙂