Alto riesgo.

Alto riesgo.

Hoy estoy muy contenta porque he recibido un premio virtual por mi Blog (“The Versatile Blogger Award”), y bueno me ha emociado. 🙂 Voy a pensarme mucho lo de las nominaciones, porque es una vía para dar a conocer Blogs que como el mío hemos empezado hace poco, y leerlos siempre es positivo.

Cuando acudí a urgencias el viernes pasado, llevé conmigo la cartilla de embarazada. Supongo que en todas las CCAA tienen documentos similares. Se supone que es un documento útil porque reúne cierta información de los padres. A mi, mi médico me lo entregó vacío. Me dijo que apuntara mi peso  y apuntó la respuesta a las dos únicas preguntas que me hizo. No fumadora. No alergias.

No me quejo, ya sabía por quejas expresadas en Internet, como era. Me basta con que sea un buen profesional. El caso es que como decidí tomarme ese día libre empecé  a rellenar la cartilla. Y fué en ese momento cuando vi que mi médico había calificado mi embarazo como de alto riesgo. Ni siquiera me lo comentó. Sólo me había dedicado 15 minutos de su tiempo, no había visto ningún resultado de mis análisis y ya era para él, una paciente de alto riesgo por ser mayor de 38 anos.

Creo que estoy llevando de momento un buen embarazo. Tanto como el de cualquier mujer más joven que yo. Como sano. Evito grasas. Tampoco engordo en exceso, desde el comienzo he engordado 1.300 gramos. Y me molesta que hayan aplicado criterios tan rígidos sin tener en cuenta mis circunstancias personales.

 

carnet-embarazada