De Cabeza.

De Cabeza.

¡Y por fin se dió la vuelta! E incluso podría precisar el día. Algo hicimos su papá y yo, que la molestó e incluso la obligó a darse la vuelta 🙂 Ha sido en la semana 33 y nos hemos enterado con la ecografía del tercer trimestre. Sé que muchos pensareís que no tieneque sea ella la que diga allá voy, nos hace muy felices.

La analítica del tercer trimestre bien. El hierro (Ferplex) ha ayudado a que se eleve un poquito la hemoglobina, que ahora está en 11,40. El ginecólogo está bastante satisfecho por como va todo con Alicia. En esta ecografía nos ha hecho tres “fotos”, una de sus genitales (no las pongo porque no vemos absolutamente nada). Yo creo que quería combrobar que Alicia, era niña, je,je. Pesa más de 2500 gramos y es grande de tamaño. Seguimos con percentiles altos, esta vez en un 80% .

Lo que sí nos dejó claro, es que cuenta con que el tamaño de Alicia adelante el momento del parto en una semana o 10 días. Así que ya nos hemos hecho a la idea y la esperamos en poco más de un mes. Hoy precisamente cumplo 34 semanas, y el gine nos ha dicho que es conveniente que por lo menos esté hasta la semana 37. Así que estoy reposando y tomándome las cosas con mucha calma porque ya he notado las primeras contracciones dolorosas, de momento aisladas.

Los dolores de espalda (en un costado a la altura de las costillas), la falta de respiración (me quedo sin aire aunque esté parada) y la presión en la vejiga (y no hablo de los calambres en mis partes porque una es pudorosa) han hecho su aparición. Y soy consciente de que en los proximos días van a ir a más. También estoy más cansada estos días y eso no me había pasado hasta ahora.

Hace unos días conseguí que me pusieran la vacuna de la tos ferina y aunque en el hospital estaban las administrativas un poco reticentes por eso de que no estaba en el sistema público, vino una enfermera y les dijo literalmente que “estamos obligados a dársela” ( ¡ole por ella! Yo no lo hubiera expresado mejor). Y lo organizó todo para que me la suministraran enseguida.

A los dos días de la visita con mi gine tuve que hacer dos viajes en autobús de una hora y media de duración. Por el poco espacio que hay entre los asientos y la posición que debía adoptar me baje con unas molestias importantes en el vientre, especialmente en el segundo de los viajes. Cuando llegué a casa, nos dimos cuenta de que la barriga estaba distinta, más baja. Así que creemos que Alicia puede haberse encajado. ¿ Creeís que esto es predictivo de un parto en pocas semanas?

Y quiero comentaros algo que me pasó hace unos días para qué reflexionéis como se cruzan vuestros datos en internet. Me considero una persona cuidadosa con mis datos personales y no los doy sin motivo justificado. Pues bien hace unos días, recibo en mi gmail un email de Nestlé sobre como preparar platos nutritivos que cubrieran mis necesidades ahora que estaba embarazada. Aluciné y os aseguro que yo no me he apuntado a ninguna campaña publicitaria destinada a embarazadas. Supongo que así capta Nestlé  a sus nuevos clientes y espera a que pronto me habitúe a sus productos 🙂

semana33_alicia

 

 

 

 

 

 

Anuncios