Maldito calamar.

Maldito calamar.

Pues sí la noche del jueves, tuve un pequeño susto. El jueves nos tocó compra semanal. Y en la pescadería había un calamar pequeño, de esos para poner en la carmela con ajo y algo de perejil, que a mi costilla le encanta. Así que cuando llegamos a casa empiezo a prepararlo. Mientras hago una ensalada de acompañamiento, mi pareja se encarga de pasarlos por la plancha. Todo riquísimo. A eso de las 12, me noto rara con un poquito de ardor. A las 2 de la madrugada me era imposible dormir del dolor así estuve hasta las 3 y media. A todo esto mi pareja iba y venía, pero yo lo mandaba a la cama porque sabía que si no al día siguiente no podría trabajar.

Nosotros vivimos aislados. Para que os hagaís una idea. El centro de urgencias más próximo me queda a una media hora de distancia con el coche. No tenía sangrado y con la manzanilla pude sobrellevarlo. Pero luego me puse a pensar. Que malo es eso de comerse el coco. Y si este dolor es el de un cólico que precede al aborto? Cuando sufrí el aborto también empezó la noche de antes por un dolor intensísimo en el estómago que tuve que aplacar con 3 manzanillas. Pero este era mucho más suave.

Así que después de la noche que había pasado, a la mañana siguiente me fuí a urgencias. Me tiré toda la mañana esperando. Pero como no había sangrado tuve que esperar. El médico que me recibió me hizo una eco transvaginal y vió que estaba todo estupendo. me dijo que el dolor de estómago no tenía nada que ver con el embarazo y que seguramente algo me habría caído mal.

Lo mejor de todo, fue que pude verlo otra vez. Fuerte, grande. Desde el lunes 13 que me hicieron la primera eco al viernes había crecido 4 mm más. Tenía 19 mm. Así no me extraña que pase tanto hambre. Porque por más que leo síntomas de embarazadas, lo que define el mío es el hambre. Como, y como no quiero pasarme de los 9 kilos, paso hambre. De momento ya he cogido 2 kilos. No es que me preocupe el efecto estético . Es que llegado el momento del parto me gustaría parir de manera natural, sin que el equipo médico me programe una cesárea por haber aumentado de peso.

foto3(1)