Maternidad a mis 43 años.

Maternidad a mis 43 años.

Este Sábado despúes de saborear unas tapitas y de visitar varias bodegas (donde una se tomó su mosto sin alcohol, por supuesto), nos derrumbamos sobre el sofá y conectamos el televisor. Como eran pasadas las once, las pelis ya habían comenzado así que estuvimos viendo un documental de investigación sobre lo que cuestan los tratamientos de infertilidad.

En un momento se dijo que más de dos millones de españoles acudían a estas clínicas con la esperanza de tener familia. Mi marido calculó (los números es lo suyo) que eso supondría entre un 15 y un 20 por ciento de la población en edad fértil. El porcentaje es similar al de otros países de nuestro entorno.

Un director de una conocida clínica de fertilidad afirmó de forma rotunda que en la mitad de la década de los 40 es imposible que una mujer sea madre por medios naturales. Esto me cabreó. Primero porque la suya es una opinión interesada. Y segundo porque conozco personalmente casos de mujeres que superaron los 45 y se encontraron con un embarazo sin esperarlo.

Me imagino que las personas que buscan ayuda en estas clínicas no tendrán todas el mismo perfil. Los problemas pueden plantearse lo mismo en la década de los 20 que de los 30. Reducir a las personas a simples estadísticas, ignorando sus singularidades para imponer sus baremos es lo que me molesta.

Tengo 43 años. Me he quedado embarazada dos veces desde Marzo. Estoy de 21 semanas y Dios mediante mi hija nacerá a pocos días de cumplir los 44 años. El embarazo sigue su curso sin complicaciones y mi médico ha decidido calificarlo de riesgo medio, descartando lo de riesgo alto que fue sólo motivado por ser mayor de 38 años. Una mujer en la década de los 40, no tiene porqué descartar un embarazo natural. Es perfectamente posible.

Anuncios