Screening del primer trimestre.

Screening del primer trimestre.

El Lunes 17 de agosto nos tocaba control. Y por lo que había leído, este era de los más importantes pues se trataba de determinar el riesgo de Síndrome de Down y la posibilidad de realizar una amniocentesis. El médico nos recibió por la tarde, y esta vez fue mucho más agradable que la primera visita. Empezó comentando la analítica realizada el 24 de Julio. Todo bien. Le extrañó que no tuviera anemia, aunque me aseguró que ya tendría. El tiroides también bien. Pasó a realizar la segunda ecografía y a tomar las mediciones para introducirlas en su programa informático. Estuvimos disfrutando de las imágenes de nuestro nene, incluso pudimos ver como agitaba los brazos.

Cuando terminó nos explicó que por mi edad yo tenía un riesgo de 1/45 de Síndrome de Down, ( si 45 futuras madres de mi misma edad tuvieran un niño, uno nacería con Síndrome de Down) pero que por los resultados de mi analítica ( aquí se toma en consideración una proteína PAPP-a y una hormona HCG ) y las mediciones realizadas del pliegue nucal, mi riesgo disminuía 1/620. Lo consideró un buen resultado y descartó la posibilidad de realizar una amniocentesis porque estábamos por encima del corte en la que se considera recomendable 1/270.

Cuando oímos la cifra 1/620 no teníamos ni idea de si era mucho o poco riesgo. Toda la información que tenemos ahora ha sido asimilada a posteriori. Así que aconsejaría a los futuros papas que fueran en ese control con toda la información posible. De todos modos, a mi personalmente me pareció todavía muy alto que de 620 nenes uno tuviera el S.D. La opción de la amniocentesis (que no haya sido recomendada no quiere decir que nosotros no podamos pedirla), la descartamos. Que de 200 amniocentesis 3 terminen en muerte accidental del bebé nos parece un riesgo no asumible. El médico nos comentó otra posibilidad, se trata del test Harmony. De momento prefiero comentar lo que me dijo y lo que sabemos en la siguiente entrada.

Como os podreís imaginar no estoy muy tranquila con esta cifra. En el  programa informático han pesado especialmente mis 43 años para atribuirla. Pero ahora sé que también tuvo en cuenta otros criterios a la hora de descartar la amniocentesis. El problema de mi médico es que no me lo cuenta todo. Por lo demás no tengo queja de él. Cuando él me dijo ( después de examinarlo), yo veo muy bien al bebé, había tenido en cuenta la medición de hueso nasal (su ausencia es típica en el 60% de los casos de S.D.), la del ángulo fronto maxilar, la arteria umbilical única y la frecuencia cardiaca. Todas estas mediciones presentan características especiales en el S. D. Si alguna de ellas le hubiera hecho dudar, habría recomendado la amniocentesis.

Hasta hace muy poco tiempo, a todas las futuras madres por encima de 35 años se les practicaba la amniocentesis. Ahora se deja a los futuros padres la posibilidad de solicitarla bajo su responsabilidad o de acudir a otros medios no invasivos. ¿Que os parece este cambio de tendencia?

blogfoto1

blogfoto2

Anuncios