Varices.

Varices.

Desobedeciendo a mi ginecólogo (la verdad es que no pienso decírselo), acudí a la consulta del especialista en varices, muy conocido y con bastante buena fama.

Muy directo y después de darme la enhorabuena por el embarazo pasó a examinar mis venas con el ecógrafo mientras yo iba desplazando mi peso sobre una pierna y moviendome de atrás para adelante, de forma suave. Así él podía apreciar la entrada de sangre por mis piernas.

El diágnóstico: Incompetencia de la vena safena interna en 8 mm para la pierna izquierda (la que está peor) y de 4 mm. para la derecha. Me dijo que era un fallo congénito, vamos de nacimiento, y que el embarazo no lo había causado. Simplemente había agravado un problema preexistente. Es un problema que me viene por vía materna y que ha atacado especialmente a los hombres de esa rama.

El tratamiento: pues hasta que no nazca Alicia, de momento sólo una pomada con heparina y medias de compresión clase I. También me dejó muy claro que aunque el problema iba a mejorarse después del nacimiento, algo tendríamos que hacer con esas venas y no descartó la operación. Naturalmente si veo que en las próximas semanas se ponen las varices rojas, duras y calientes tengo que acudir rápidamente porque eso es muy mal síntoma y tendrían que pincharlas. Si algo he aprendido estos años en mis breves  pero intensos encuentros con los médicos, ya fueran para mí o para mis familiares es que toda operación conlleva un riesgo y que ellos nunca controlan al 100 % los resultados, aunque se trate de la operación más simple. Así que “virgencita, que me quede como estoy” y espero que después del embarazo cuando vuelva a hacer deporte, la situación se mantenga o por lo menos no empeore.

Nuevas adquisiciones: De momento y mientras no compre la pomada y las medias que son por encargo, estoy utilizando un gel natural de árnica, 100% natural con efectos antiinflamatorio de la marca Apivita. Y para las estrías he sustituído el aceite puro de rosa de mosqueta por crema antiestrías de la misma marca, Repavar. Básicamente lo he cambiado por comodidad. El aceite venía en un pequeño bote que se aplicaba con un roll-on. Teniendo en cuenta las dimensiones de mi barriga, tardaba mucho y aunque los efectos eran muy buenos decidí probar la crema que también tiene su concentrado de aceite con otros hidratantes. El resultado es altamente recomendable, sobre todo si compraís el tamaño económico 250ml. y en farmacia on line (en Farmasky 19 y pico euros). He comprobado los precios en otras farmacias on line pero esta es la mejor.

Aunque con algo de retraso, os deseo un feliz año a todos y que la fuerza os acompañe 🙂

image

Anuncios