Refugio de animales.

Refugio de animales.

Hacía tiempo que teníamos pensado llevar a la peque a una de esas granjas donde puedes ver y tocar a los animales. Nos interesaba especialmente porque Alicia sólo había visto y tocado las dos gatas de la abuela y la galga de mi hermano. Queríamos que supiera que los animales no hablan a pesar de lo que muestren los dibus de la tele 🙂

Por mi localidad teníamos la típica granja preparada para recibir visitas de escuelas. Todo muy aséptico, muy medido en tiempo, con la posibilidad de llevarte el picnic y comértelo al aire libre mientras los niños se cuelgan de los columpios. A esto añadían vuelta en carro por la granja. El plan no estaba mal, barato no era.

Por casualidad descubrimos un refugio de animales abandonados que estaba en medio de la nada, no demasiado lejos de nuestra casa. En el facebook vimos las fotos. Perros, gatos, gallinas, ovejas, cabras, caballos, burros, cerdos (asiáticos y de los otros) todo tipo de pájaros, tórtugas… (seguro que me dejo alguno). Todos juntos repartidos en un terreno de unas 10 hectáreas. Nos encantó. Era justo lo que estábamos buscando.

La experiencia que le proporcionamos a la niña fue innenarrable. Una mezcla de miedo, excitación, curiosidad y sobre todo felicidad la recorría. Mirar un caballo a los ojos, verse rodeada de una manada de cerdos asiáticos, sentir la lana cuando todavía no se ha esquilado, la rugosidad de los cuernos de una cabra, dar de comer a los gallos, oir ladridos de ovejeros, maullidos, rebuznos y piares varios. Le llegaban estímulos de todos los lados. Tanto es así que apenas probó bocado. Nosotros sí, y decidimos comer en el refugio junto a otras familias que también estaban de visita. Tuvimos la suerte de llegar en un día en el que también se celebraba la llegada del otoño, así que el sitio estaba lleno de peques de distintas edades.

Seguro que también en vuestras localidades habrá refugios de este tipo, deseosos de recibir visitantes a cambio de un precio símbólico. La combinación animales + niños es éxito asegurado y encima estamos ayudando a sufragar los gastos de este tipo de centros que no suelen recibir ayudas públicas. Es un estupendo plan 🙂granjagrancha.JPG

 

 

Anuncios
Un día en Montserrat.

Un día en Montserrat.

 

IMG-20171013-WA0006Hacía tiempo que queríamos ir a Montserrat para presentar a nuestra niña a la virgen. La última vez que fuimos, yo acababa de sufrir un aborto así que ya podeís imaginar lo que le pedí  🙂 Esa era la excusa, también aprovechábamos para llevar a mi suegra a conocerlo. Para mi, es siempre una excursión que merece la pena, tanto desde el punto de vista religioso como práctico si eres un amante de la escalada y el senderismo.

Tardamos una hora y media en llegar y eso que estamos sólo a 8okm. Intentamos reducir el uso de la tablet con Alicia. Y si bien antes alguna vez la habíamos usado en los trayectos en coche, ahora ni se nos ocurre. Cuando Alicia se queja, paramos el coche donde nos pille y estiramos piernas. Eso basta para calmarla, eso y la teta.

Cuando llegamos serían casi las doce del mediodía. Siendo un lunes de Octubre, el parking estaba a rebosar. Los conductores perdían la calma y se pisaban las pocas plazas libres que había 😦 Así que si vaís, es preferible madrugar. La tarifa por día completo es de 6.50 euros.

Una vez dentro, como apenas hay coches pudimos dejar a Alicia moverse a su antojo (sin quitarle el ojito, naturalmente). Existen multiples posibilidades para solucionar el tema de la comida. Hay un restaurante, un fast food con bocadillos, una tienda con alimentos (que no vende pan, solo un pan de molde con azúcar). Nosotros lo solucionamos en el bar con los bocadillos. Existen bastantes sitios donde sentarse cómodamente y degustar el tupper que os traigaís de casa. No me parece mala idea. Todos los días, se instalan en la entrada tenderetes que ofrecen a los visitantes productos típicos de la zona, quesos, miel, fuet. No tuve tiempo para comprobar la calidad e imagino que son más un producto enfocado a los tourist que a los nativos

Para subir a la cumbre del macizo teneís la posibilidad de coger el funicular con la opción ida o ida/ vuelta. En el primer caso son unos 5 y pico euros y en el segundo 10. Servidora y costilla lo hicimos a patita. Esta vez, teníamos un tiempo limitado y tampoco a mi suegra le apetecía mucho subir los 700 metros del tirón. Pero con niños creo que es la única solución. La ropa de abrigo en la mochila es siempre imprescindible si subís, porque la temperatura que podaís consultar en internet es para el monasterio, arriba en la montaña, pela.

Lo que sí hicimos, fue visitar a la Virgen e iglesia (para eso habíamos venido 🙂 LLegar hasta la Virgen sólo nos costó media hora de cola. Que quereís que os diga… salí muy emocionada. A Alicia le encantó ver tanto brillo. En la iglesia, ya no estuvo tan formal. Así que mi niña y yo salimos antes de tiempo para no perturbar el sosiego de los peregrinos.

IMG-20171013-WA0004

Fuera hay un museo, una oficina de correos que sólo abre por la mañana, y un par de tiendas de souvenirs. Hay una especialmente grande que vende cosas originales,menos cutre que los típicos souvenirs. Perderse un ratito por ella si teneís tiempo me parece un acierto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lenguaje.

Lenguaje.

Parece que el habla ya está aquí. ¡Por fin! ¡Que ganas tenía de oírla hablar! Y es que Alicia llevaba mucho tiempo hablando en esa jerga que utilizan los nenes, incomprensible para los mayores, soltando pequeñas frases de dos términos o palabras. Yo ya estaba empezando a utilizar el lenguaje de signos para algunas acciones. Alicia me miraba con sus grandes ojos, alucinada cada vez que lo hacía.

Ayer por la noche estaba sembrada. Me dió un objeto (no recuerdo qué) y me dijo: ¡toma! Pero lo mejor fue cuando se calzó una zapatilla de su padre y me dijo: “Estas son las de papá”. Ahí me quedé con una sonrisa de boba de oreja a oreja.

Es el comienzo del habla con 18 meses recién cumplidos. Estábamos todos un poquito impacientes. Alicia siempre había sido muy adelantada en todo y esperábamos que una vez dominado el tema del movimiento (llegaron los primeros pasos a finales de Enero) empezase con el habla. Esto no ha sido así. Quizás porque su cerebro procesa la información en dos lenguas muy disintas. ¡Que se yo!

Lo que sí he aprendido es que la progresión no es lineal en el tiempo. Se alcanza uno o varios hitos (metas destacadas en su desarrollo) y a continuación puede haber un periódo en el que no hay novedades a destacar.

Hemos observado que Alicia en el parque es bastante atrevida. Me refiero a que lo mismo se sube a un puente de 2 metros y se arroja al vacío como intenta salir por sitios bastante peligrosos para un bebé. El fallo ha sido nuestro. Observando a otros bebés que se suben solos y se lanzan por el tobogán, nos hemos dado cuenta de que el problema de Alicia es la confianza. Un exceso de confianza. Y eso es porque siempre me he subido con ella y he ido detrás para evitar que se cayera. Alicia nunca ha tenido una caída importante en esos columpios. Por eso no ha podido aprender lo que es la cautela. Estamos intentando corregirlo dejando más espacio entre ella y yo o que vaya solita en algunas ocasiones. Como ahora abandonamos la playa por los parques ya os contaré como nos va.

¿Pérdida de habilidad?

¿Pérdida de habilidad?

Hace unos días nos dimos cuenta que Alicia había olvidado como se hace un juego de apilables, de esos de Ikea. Sabe perfectamente montar piezas, una sobre otra, construyendo una torre pero la particularidad del juego de Ikea consiste además en que deben montarse en un orden, de mayor a menor para que encajen.

ikea

¿Mosqueada? No, no exactamente. Es capaz de hacer todo lo que se supone que debe a hacer a su edad. Creo que el fallo ha sido nuestro. A comienzos de verano ella hacía esa torre sin problemas. Pero nos llovieron un montón de juguetes de mis sobrinos. Cocinitas, animales, granja, Nancys, colección de princesas… y más cosas que pudimos guardar a tiempo antes de que los viera. El caso es que se dedicó en cuerpo y alma a los nuevos juguetes. Con unos jugaba (granja de Playmobil) y nos ha servido para aprender el nombre de los diferentes animales. Puedes pedírselos y los identifica y te los da. Con otros, sólo los arrojaba por el suelo creando un mar de piezas de plástico en el salón que la divertía mucho (entre el Lego y las cocinitas se juntaban unas 300 pieza, lo digo a boleo porque no las he contado).

Dejamos abandonados sus juguetes de bebé y adoptamos el carrito para pasear a las Nancys. Y ahí está el fallo. No debimos permitirlo. Así que cada día he ido escondiendo una de las series de juguetes para volver a recuperar los más simples. Eso sí, no puedo esconderlos todos porque la granja y las Nancys le pirran.

Por las mañanas a primera hora saco los juguetes típicos de bebé. La torre de Ikea, la caja de formas, y los anillos, ambos de Fisher price. Cuando agoto su paciencia nos pasamos a las pinturas con ceras que le encantan. Nos hemos construído una casita de cartón con una caja grande y la estamos decorando. La divierte muchísimo meterse ahí. Hay que ver, lo más sencillo es lo que más le tira.

Le estoy dando vueltas a si debo comentarle esto al médico en la revisión de los 18 meses. ¿que opinaís vosotras? ¿Se considera este olvido como pérdida de habilidad? ¿Da para tanto el tema? Consejitos por favor.

Agosto.

Agosto.

Hola a todos.  No he dado muchas señales de vida estas últimas semanas, no porque nos hayamos  ido de vacaciones. Vivimos en su sitio muy turístico de playa y hemos recibido muuuuuuchas visitas. Naturalmente, Alicia saca partido de esta situación y disfruta de estos momentos en los que hay más gente a su alrededor. Se siente observada y es cuando se convierte en una verdadera estrella.
Haciendo “regalitos” a cada uno nos mantiene contentos y nos tiene pendientes de lo que suelta por esa boquita. Las primeras palabras asoman y … oh! sorpresa, son más frases de dos términos que palabras sueltas. “ahí está” y  “este es” son sus preferidas. Naturalmente usa también “hola” desde que descubrió el efecto que causa en los desconocidos.

Lleva un par de meses atravesando una fase de mamitis que me impide separarme de ella. Eso hace que orine con la puerta abierta o que cuando juegue con sus primos me quiera tener a la vista. Al mismo tiempo noto que estrecha lazos con el padre. Los tres juntos es como más disfruta.

La playa se ha convertido en su plaza de juegos preferida. La hace muy feliz rebozarse como una croqueta y meternos los tres juntos en el agua (eso si no hay olas grandes). También suele interactuar con otros niños (si es que los encontramos), aunque básicamente se limita a tomar posesión de juguetes ajenos.

Procuramos buscar a nenes de su edad porque ya hemos tenido experiencias desagradables con niños de cuatro años 😦 Uno de ellos le tiró una paleteda de arena a los ojos para echarla de unos columpios que había en la playa. En general hemos descubierto que la mayoría de los niños de esta edad no gustan de estar con bebés.

En cuanto a la comida, hemos experimentado otra vez un retroceso. Los premolares están apareciendo y la irritan. Con estas temperaturas extremamos las precauciones en cuanto a higiene, pero aun así desde hace 4 días estamos con una diarrea que no remite.

En general, el verano discurre plácido, sin muchos sobresaltos. Tengo la impresión de estar sacándole más partido que el verano anterior. El año pasado por estas fechas estábamos demasiado verdes, y para colmo Alicia tuvo que medicarse con antibiótico durante 10 días lo que nos tuvo muy preocupados. Y vosotr@s… ¿cómo va vuestro verano?

 

Vulvovaginitis.

Vulvovaginitis.

Andaba Alicia muy feliz sin pañal estos días. Retenía el pis todo lo que podía hasta que la notábamos incómoda. En ese momento, lo poníamos y la nena aprovechaba para orinar. En la playa también, totalmente desnuda se dedicaba a hacer sus castillos, la mar de a gusto.

El sábado por la tarde vimos la primera señal de alarma: una secreción amarillenta en sus genitales. En el siguiente cambio de pañal, lo mismo pero en menor cantidad. No había fiebre así que recordé las propiedades antisépticas del romero (“el antibiótico del pobre”). Preparé una cocción con unos 100 gramos de romero y lo fuí aplicando en cada cambio de pañal, dejándolo caer suavemente sobre la vulva. Es necesario no contaminar la aplicación de romero si se dan friegas. Lo mejor es separar un poco de líquido y desecharlo después de un único uso.

Estábamos preparados para ver a su pediátra el lunes pero como no volvimos a ver más secreciones y teníamos cita el miércoles para la vacuna de la hepatitis, decidimos esperar. El miércoles el doctor examinó la zona y dijo que todo estaba bien, que seguramente algo de caca había quedado dentro y recomendó que siguiera con el romero.

Somos bastante cuidadosos con la limpieza de la nena en los cambios de pañal y para mi que esto tiene que ver con ir desnuda por el jardín  y playa. Así que hemos aprendido eso de que el ir vestidos es para protegernos 🙂 y Alicia ya lleva puesto el pañal la mayor parte del día.

Justo entonces recordé la de infecciones  que yo había sufrido de pequeña y lo mal que se pasa. Y como es bastante común en nenas voy a hacerme con un par de plantas de romero extra por si las moscas. Prefiero un antiséptico natural a cualquiera que vendan en la farmacia.

antiseptico del pobre

 

 

En cuanto a la revisión prevacuna, el doctor la vió estupenda. Con 200 gramos de más (10 kilos 100) y un centímetro más (ya van 83).

Nos deseó un feliz verano y nos emplezó para el próximo control, el de los 18 meses, en Septiembre.

Dos productos muy útiles.

Dos productos muy útiles.

Con estos calores y las ventanas abiertas han llegado los temidos mosquitos tigres. 😦 Y al final después de mucho cavilar me decidí a comprar unos parches ecológicos de citronella. No quería que la nena estuviera rodeada de productos como matamosquitos en pastillas, líquido o aerosoles. El caso es que estuve leyendo varias opciones y me decidí por esta.  Son parches de la marca Larus Pharma ( y no, no es un post patrocinado. Pero es que me han gustado un rato y he decidido compartirlo con otras madres).

Son fáciles de aplicar siguiendo las instrucciones. Agradables de oler y lo que es mejor… ¡¡funcionan!! La pega para mi es su cora duración. En la caja advierten que solo duran entre 6 y 8 horas. En realidad son 4 aproximadamente. Tienen un alcance de un metro. Yo no los pongo todas las noches, solo cuando oigo algún zumbido pongo tres en disposición de triángulo. Con eso me aseguro un perímetro exento de mosquitos. La otra pega, es el precio. En farmacia son 8 euros y pico. Son cajas de 24 parches, si se van tres en cada aplicación, ya podeís imaginar lo que dura la cajita. Tienen la doble variedad, mosquitos y mosquitos tigres.

El otro producto de que quiero hablaros es una auténtica joya. Se trata de árnica para los golpes. Cuando vi que la nena empezaba con los golpes busqué el producto de árnica con menos química que me encontré.

El que uso es un roll-on de Aquilea, se llama Golpix y lo recomiendo con los ojitos cerrados porque mi nena se ha dado un par de golpes muy serios en la cabeza y nos ha ido genial. Está hecho a base de plantas: árnica, harpagofito y gingko. Las dos primeras poseen efecto antiinflamatorio y calman el dolor. La última tiene un efecto sobre la circulación, evitando los morados. Su presentación en roll-on (a diferencia de los sticks) evita que tengas que presionar sobre la zona dolorida. Muy efectivo. Lo llevo siempre conmigo. No tengo pegas para este producto.